NUEVA ORLEÁNS (AP) — Los Saints extendieron su racha positiva a seis victorias seguidas, gracias a la paliza de 30-10 que propinaron el domingo a los Buccaneers de Tampa Bay, en un duelo en que Drew Brees completó el 81,2% de sus pases, para 263 yardas y dos anotaciones.

Los Bucs llegaron al duelo con la esperanza de cortar una racha de cuatro derrotas consecutivas. En cambio, salieron del encuentro arrollados y diezmados por lesiones.

El quarterback Jameis Winston se marchó por un dolor de hombro después de la primera mitad. El defensive end Williamo Gholston fue retirado en un carrito por una dolencia de cuello.

Y las tensiones estallaron cuando Winston, obligado a abandonar el partido, pareció ser el responsable por una riña junto a la línea de banda.

Los pases de touchdown de Brees fueron de 33 yardas a Alvin Kamara y de 36 a Ted Ginn. Kamara, quien anotó también en un acarreo de seis yardas, hizo buena parte del trabajo en su recepción de touchdown, entusiasmando al público en el Superdome con una carrera en la que eludió magistralmente un derribo.