CARACAS (AP) — Las autoridades venezolanas detuvieron el martes en un hotel de Caracas al exministro de Relaciones Interiores, mayor general retirado Miguel Rodríguez Torres, a quien el gobierno posteriormente señaló por presuntamente estar involucrado en complots que atentarían contra la fuerza armada.

La acción fue condenada por el llamado “Frente Amplio Venezuela Libre”, que consideró el arresto de Rodríguez Torres como una represalia por la decisión que tomó el Movimiento Amplio Desafío De Todos, que dirige el exministro, de sumarse al nuevo bloque que creó la semana pasada la coalición opositora con organizaciones civiles y disidentes del oficialismo para enfrentar al gobierno del presidente Nicolás Maduro y exigir elecciones libres en Venezuela.

“Estas acciones evidencian la debilidad de quienes pretenden mostrarse fuertes, pero que en la realidad cada día se quedan más solos y sin pueblo”, dijo el frente opositor en un comunicado.

Una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) --la policía política-- arrestó a Rodríguez Torres cuando participaba en un evento con seguidores en un hotel capitalino, dijo a The Associated Press un colaborador del exministro que pidió no ser identificado porque no está autorizado para declarar.

Unos ocho funcionarios policiales, algunos portando armas largas, se presentaron en el hotel y se llevaron detenido al también exjefe del SEBIN, quien hace más de dos años rompió con el oficialismo y se convirtió en un crítico del gobierno del presidente Nicolás Maduro, precisó el colaborador que estuvo presente en el momento del arresto.

Algunos medios locales difundieron videos y fotografías del momento en que Rodríguez Torres, quien dirige el opositor Movimiento Amplio Desafío De Todos, fue detenido por los policías y montado en un vehículo blanco a las afueras del hotel.

El gobierno confirmó en un comunicado, que difundió la televisora estatal, la aprehensión del exministro quien sería solicitado por las autoridades judiciales por “acciones contra la paz” y por participar en supuestos complots que buscaban atentar contra la unidad de la fuerza armada. “Las acciones criminales planificadas por este señor y sus cómplices incluían actos armados y conspiraciones contra nuestra constitución”, agrega el escrito en el que asegura que Rodríguez Torres fue retirado del gobierno en 2014 luego que se detectaran supuestos vínculos con organismos de inteligencia de Estados Unidos.

El exjefe de la policía política fue por muchos años un estrecho colaborador militar del fallecido presidente Hugo Chávez, a quien acompañó en el fallido golpe de 1992.

Jose Zambrano, miembro del movimiento del exministro, rechazó los señalamientos e indicó a un medio local que Rodríguez Torres fue detenido “injustamente”. El activista expresó que el oficial retirado habría sido llevado a la sede de la Dirección General de Contrainteligencia Militar, en el este de la capital, donde permanecen detenidos otros militares por diferentes casos.

La abogada Rocío San Miguel, presidenta de la organización local Control Ciudadano, que se dedica a temas de seguridad y de la fuerza armada, dijo en su cuenta de Twitter que el arresto del exministro es una muestra de la “ruptura” que está en marcha dentro de la fuerza armada entre los bandos que apoyaron a Chávez y los que ahora respaldan a Maduro.

Las autoridades militares abrieron el pasado fin de semana un proceso a seis tenientes coroneles, un primer teniente y dos sargentos que estaban detenidos desde inicios de mes por integrar un supuesto grupo rebelde en la fuerza armada. Medios locales indicaron que algunos de los oficiales detenidos tuvieron vínculos con Rodríguez Torres.

A inicios de año, la ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, pidió públicamente la detención de Rodríguez Torres, a quien vinculó con el expolicía rebelde Óscar Pérez, que murió junto con otras seis personas en una operación de las fuerzas de seguridad que se realizó en una barriada pobre al oeste de Caracas donde estaba escondido.

En febrero pasado, la Contraloría General de la Republica inhabilitó a Rodríguez Torres para ocupar cargos públicos por doce meses.

Desde hace un par de años, Rodríguez Torres se separó del oficialismo y pasó a formar parte de un grupo de disidentes, cada vez más creciente, que integra la fiscal general destituida, Luisa Ortega Díaz; el exembajador y exministro de Petróleo, Rafael Ramírez; la exdefensora del pueblo, Gabriela Ramírez, los exministros Jorge Giordani, Héctor Navarro, y Ana Elisa Osorio, y varios generales retirados y congresistas.

_____

El periodista de AP, Jorge Rueda, contribuyó para esta nota desde Caracas.