MIAMI (AP) — Un potente huracán amenaza con azotar la costa este de Estados Unidos la próxima semana mientras la tormenta tropical Florence se fortalece en su trayectoria a la tierra, informaron meteorólogos el sábado.

El Centro Nacional de Huracanes espera que Florence se convierta en huracán el lunes, y prevé “una fase importante de intensificación” para la tarde del sábado.

El centro climatológico basado en Miami señaló que aunque la tormenta podría intensificarse a un huracán Categoría 4 para mediados de la semana; su trayectoria sigue siendo incierta.

“Se pronostica que Florence sea un peligroso huracán categoría tres o superior cerca de la costa sureste de Estados Unidos para finales de la próxima semana y el riesgo de los impactos directos continúa en aumento”, afirmó el centro el sábado.

Las autoridades de Carolina del Sur y Carolina del Norte se preparaban para el impacto.

En Carolina del Sur, el gobernador Henry McMaster declaró el sábado estado de emergencia a fin de prepararse para el posible arribo del huracán. McMaster enfatizó que no hay forma de saber cuándo y dónde tocará tierra la tormenta.

El viernes, el gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, también declaró el estado de emergencia y exhortó a los residentes a aprovechar el fin de semana para prepararse ante un posible desastre natural.

“Entramos en el momento más agitado de la temporada de huracanes y conocemos bien la imprevisibilidad y fuerza de estas tormentas”, dijo Cooper.

El oleaje provocado por Florence podría causar el sábado corrientes de resaca e inundaciones en la costa de Delaware y Nueva Jersey, informó el Servicio Meteorológico Nacional.

Para las 5:00 de la tarde, el Centro de Huracanes con sede en Miami anunció que los vientos máximos sostenidos de Florence eran de aproximadamente 110 kph (70 mph). El centro de la tormenta estaba a unos 1.305 kilómetros (810 millas) al sureste de Bermudas y se movía hacia el occidente a 7 kph (5 mph).