FORT MEADE, Maryland, EE.UU. (AP) — El adolescente que iba al volante de la camioneta que fue baleada afuera de las instalaciones de la Agencia de Seguridad Nacional dio una vuelta equivocada, entró en pánico y aceleró, de acuerdo con un joven que viajaba con él.

Javonte Alhajie Brown señaló al The Washington Post el viernes que el menor, que carecía de licencia para conducir, seguía las direcciones de un GPS para llegar a la casa de un amigo en un suburbio de Maryland, pero viró en un camino de acceso restringido que llevaba a las instalaciones de máxima seguridad.

"Desperté cuando él me dio palmadas en la cara, gritándome, 'Voy en el camino equivocado. No sé cómo llegué aquí'", dijo Brown.

"Yo le gritaba", prosiguió. "'¿Cómo diablos hiciste esto? ¿Y por qué no paras?'"

Brown, de 24 años, indicó al diario que él estaba muy cansado para manejar el miércoles por la mañana y le dio las llaves de la camioneta deportiva negra a su amigo. Ambos salieron de Washington D.C. a la casa del hermano de Brown. Otro pasajero, que no ha sido identificado públicamente, también iba en el vehículo.

Brown agregó que él se durmió, pero se despertó bruscamente cuando agentes de la NSA gritaron desde afuera de Fort Meade. Algunos de ellos golpearon las puertas y ventanas de la camioneta.

Otros los apuntaban con armas mientras el vehículo seguía en movimiento. Al menos uno de los agentes disparó, impactando al parabrisas varias veces. Las balas no dieron en los ocupantes del vehículo, pero el conductor terminó con una herida aparentemente causada por metralla.

Brown dijo que él "presionó la cabeza del chofer hasta meterla debajo del volante".

Explicó que los tiros se registraron justo antes de que la camioneta se chocara contra una barrera de concreto al lado de la entrada de visitas.

Imágenes tomadas por la prensa local mostraron a las autoridades rodeando a dos personas esposadas después que el vehículo chocó contra la barrera.

La madre del chofer, Sharron Brown, de 37 años, también fue entrevistada por The Washington Post. Ella no es familiar de Javonte Brown.

Ella y Brown pidieron al periódico no identificar al conductor porque es menor de edad.

A pesar de que hay señalamientos vistosos en la carretera, los conductores ocasionalmente toman la salida equivocada y terminan en las puertas de esta instalación fuertemente resguardada. La mayoría de los conductores siguen cuidadosamente las órdenes de los agentes federales armados y se dan vuelta sin dar mayor problema.