MANILA (AP) — Los obispos católicos de Filipinas convocaron el lunes a un ayuno colectivo en protesta por las declaraciones del presidente Rodrigo Duterte llamando “estúpido” a Dios.

El arzobispo Romulo Valles, dirigente de la conferencia episcopal, convocó a un día de ayuno y plegarias para el 16 de julio.

Pidió “la misericordia y la justiciar divina para quienes han mancillado el santo nombre de Dios, para quienes difaman, para quienes mienten, para quienes asesinan o justifican los asesinatos como herramienta para luchar contra la delincuencia”.

A partir del 17 de julio habrá tres días más de plegarias, ayunos y caridad en protesta por los comentarios del controversial mandatario.

Duterte ha tenido tensas relaciones con la Iglesia Católica, que ha protestado por su sangrienta represión contra el narcotráfico, su lenguaje vulgar y por la matanza de tres curas en meses recientes.

En discursos televisivos, el mandatario ha fustigado a la Iglesia Católica, mencionando con frecuencia los escándalos de abusos sexuales por parte de curas.