BUENOS AIRES (AP) — El presidente argentino Mauricio Macri dijo el martes que su país y otros de la región manifestarán su negativa a convalidar el resultado de las elecciones presidenciales de Venezuela durante la próxima Cumbre de las Américas.

La crisis venezolana estará “en el tope de la agenda” durante la cita de presidentes del hemisferio del 13 y 14 de abril en Lima, señaló el mandatario argentino en una rueda de prensa en la que estaba acompañado del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, quien también expresó una actitud muy crítica con el gobierno venezolano.

“Vamos a debatir los países insistiendo que esta elección no tiene validez, que esperamos que se liberen los presos políticos, que se establezca un programa electoral en serio para permitir a los venezolanos elegir cómo seguir hacia el futuro”, señaló el mandatario argentino.

El presidente venezolano Nicolás Maduro busca su reelección en los comicios del 20 de mayo, que han sido cuestionados por sectores de la oposición -que alegan falta de garantías electorales- y por muchos países de la comunidad internacional.

Aunque no está invitado, Maduro dijo que intentaría participar en la cumbre de mandatarios americanos, la gran mayoría de los cuales cuestionan su gobierno. El presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció el martes que no asistirá al encuentro hemisférico para seguir la situación en Siria.

“Se tratará de ver qué medidas complementarias se pueden agregar (en relación con la crisis venezolana), pero siempre reiterando que no vamos a convalidar el resultado electoral de mayo”, sostuvo Macri, uno de los más acérrimos críticos del gobernante socialista.

Agregó que “por mucho que el señor Maduro me insulte... no lo vamos a reconocer como presidente democrático”.

Rajoy, de visita oficial de dos días en Argentina, coincidió con su par argentino en que la única solución viable para Venezuela es “devolver la palabra a los venezolanos sin cortapisas, amenazas y aprovechando la miseria provocada por la incompetencia”.

Añadió que ambos quieren para Venezuela “democracia, libertad, derechos humanos, estabilidad y progreso económico y social”.

La inflación y la escasez de comida y medicinas en Venezuela han provocado un éxodo de ciudadanos que ha puesto en alerta a Latinoamérica.

La principal coalición opositora venezolana no participará en los comicios, en los que se presentan candidatos contrarios al gobierno de poco peso político.

Días atrás opositores venezolanos lanzaron una nueva ofensiva en Europa para que la comunidad internacional desconozca las elecciones y dicte nuevas sanciones contra miembros del gobierno de Maduro.

Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Suiza han adoptado en los últimos meses una serie de sanciones contra Venezuela y algunos altos funcionarios.

Rajoy y Macri manifestaron que la buena sintonía que mantienen en política exterior se traduce en los ámbitos comercial y económico, donde buscan reforzar los vínculos.

Rajoy felicitó a su par argentino por su “política decidida de reformas y apertura económica” que ha apuntalado la imagen de “seriedad y previsibilidad” de Argentina.

“Somos el segundo inversor en la Argentina (después de Estados Unidos) y no veo razón por la que no podamos volver a ser el primero como lo fuimos durante muchos años”, dijo Rajoy, quien llegó la víspera a Buenos Aires acompañado de varias decenas de empresarios de compañías de primera línea.

Rajoy también dijo que España apoya el ingreso de Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Macri, un conservador que asumió el poder a fines de 2015, resaltó en tanto que su país ha dejado atrás “un largo periodo de aislamiento”.

“Enfrentamos un mundo dinámico donde habrá ganadores y perdedores y si estamos juntos vamos a tener más oportunidades de estar dentro del grupo de los ganadores”, puntualizó.

La visita de Rajoy es la primera de un presidente del gobierno español a Argentina en más de 10 años. Ambos países tuvieron desencuentros durante el mandato de la peronista Cristina Fernández (2007-2015).

Según la Cámara Argentina de Comercio y Servicios el intercambio comercial bilateral alcanzó los 2.955 millones de dólares en 2017. La balanza comercial con España resultó superavitaria para Argentina en 52 millones de dólares ese año.

España el segundo inversor en Argentina, con 5.825 millones de euros (unos 7.194 millones de dólares), según el gobierno español. Destacan las inversiones en el sector financiero, siderúrgico, de seguros, telecomunicaciones y automotriz.