MADRID (AP) — Alguien pudo domar a Rafael Nadal en polvo de ladrillo.

Dominic Thiem superó el viernes 7-5, 6-3 al español en los cuartos de final del Abierto de Madrid, poniéndole final a la racha de 21 victorias que el defensor del título había encadenado en pistas de arcilla.

Nadal no había cedido un solo set en tierra batida desde su derrota —precisamente ante el austríaco Thiem— en los cuartos de final del Abierto de Italia hace un año.

Desde esa derrota, Nadal fue inexpugnable en su superficie predilecta. Se consagró campeón del Abierto de Francia y luego ganó el Abierto de Estados Unidos, en cancha dura, para dejar en 16 su cosecha de títulos en torneos de Grand Slam. Desembarcó en la capital española aumentando su colección de títulos en Montecarlo y Barcelona, 11 trofeos de campeón en cada uno de esos torneos que se juegan en arcilla.

Pero Thiem pudo hacer lo que es virtualmente imposible: meter pelotas bien profundo y hacer que Nadal se viera algo más lento de lo habitual.

"Claro que estoy decepcionado”, dijo Nadal. “Intentar remontar, sí que lo he intentado, pero no he sido suficiente bueno hoy, él sí y ahí se acaba la historia. Hay días que no se juega todo lo bien que se quiere y el rival si lo hace".

Thiem, quinto preclasificado, fue superior en los peloteos y más preciso.

Fue la tercera victoria de Thiem en nueve enfrentamientos ante Nadal, todos en arcilla. También se desquitó de la derrota que sufrió Nadal en la final de Madrid el año pasado.

“Vencer a Nadal en arcilla es una de las cosas más duras que hay”, dijo Thiem. “Es muy especial, increíble, el hacerlo en su país natal, aquí en su casa de Madrid. Sólo puedo estar contento. Fue un partido increíble”.

Thiem se las verá con Kevin Anderson (6) en las semifinales, luego que el australiano sirvió 15 aces para vencer a Dusan Lajovic por 7-6 (3), 3-6, 6-3.

Tras romper el record que John McEnroe fijó en 1984 al ganar 50 sets seguidos en una misma superficie, Nadal advirtió el jueves que su partido contra Thiem guardaba la “clave” para ganar el torneo.

Estuvo en lo correcto.

"Si quieres ganarle debes hacer algo especial”, dijo Thiem. “He buscado profundidad, la línea de fondo, cambiar alturas... y todo me ha funcionado bien. Si juegas un tenis normal, no puedes ganarle. Es difícil. No te deja respirar y aunque le hayas ganado un set tienes que seguir al ciento por ciento”.

La derrota le costará el primer lugar del ranking a Nadal. Roger Federer volverá a la cima a partir del lunes, para un quinto ciclo y por la semana número 309. Pero el español podrá recuperarlo el 21 de mayo si se corona por octava vez en el Abierto de Italia.

"El número uno no se puede retener estando cinco meses sin competir”, dijo Nadal al mencionar los problemas físicos que le forzaron a bajarse de torneos al final de la pasada campaña y al comienzo del actual curso. “Desde Shanghai a Montecarlo no he competido. Han sido tres meses regalados, por muy bien que lo haya hecho el resto del año. Es mucha ventaja para los demás... Ahora no me planteo el número uno, a final de año ya veremos. Me quedan semanas para sumar en tierra pero lo que verdaderamente me hace feliz es estar sano y competir con opciones", explicó.

El alemán Alexander Zverev (2do preclasificado), se impuso al estadounidense John Isner, por 6-4, 7-5, para avanzar también. Enfrentará en semifinales al canadiense Denis Shapovalov, quien se impuso 7-5, 6-7 (6), 6-4 al británico Kyle Edmund.

En el cuadro femenino, Petra Kvitova derrotó 7-6 (4), 6-3 a su compatriota checa Karolina Pliskova para avanzar a la final. En busca de su tercer título en Madrid, Kvitova enfrentará a la holandesa Kiki Bertens, quien superó 6-2, 6-2 a la francesa Caroline Garcia.