SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Una multitud colmó el jueves una iglesia en un homenaje a un hombre negro de 22 años muerto a tiros por agentes de Sacramento, hecho que causó airadas protestas en la capital de California y la determinación de impulsar cambios en la policía en todo el país.

La ceremonia musical y bíblica dedicada a la vida de Stephon Clark fue interrumpida por su hermano Stevante, quien abrazó y besó el féretro, encabezó a los asistentes para que corearan el nombre del fallecido, golpeó su pecho y gritó. Otros en el escenario intentaron calmarlo, con poco éxito.

El reverendo Al Sharpton abrazó y consoló a Stevante, y pidió a los presentes no juzgar las manifestaciones de dolor de las familias.

“Este hermano podría ser cualquiera de nosotros, así que permitámosle expresarse y dolerse”, declaró Sharpton al leer el panegírico mientras Stevante Clark lo abrazaba del cuello. “Estamos orgullosos de ellos por defender la justicia”.

Después, unos 100 manifestantes bloquearon calles del centro de la ciudad por tercer día consecutivo durante la hora pico, pero no impidieron que los aficionados ingresaran al juego de los Kings de Sacramento en el estadio del centro tal como hicieron en los dos encuentros anteriores. Stevante Clark les pidió a los manifestantes que no bloquearan el partido.

Las autoridades reforzaron la seguridad. La policía traía equipo antimotines y los aficionados ingresaron a través de numerosas barreras y detectores de metal. El encuentro entre los Kings y los Pacers de Indiana comenzó sin interrupciones.

Clark fue muerto el 18 de marzo por dos agentes de Sacramento que atendían una denuncia sobre alguien que pretendía abrir las ventanas de un vehículo. Las imágenes del incidente nocturno difundidas por la policía muestran a un hombre _el cual fue identificado después como Clark_ que corría hacia el jardín trasero de la casa de su abuelo, donde los agentes le dispararon 20 veces tras gritar “¡pistola, pistola, pistola!”.

Resultó que Clark llevaba un teléfono celular en la mano.

Unas 500 personas asistieron al funeral, en el que amigos y parientes compartieron recuerdos de la “gran habilidad para bailar de Stephon Clark”, su sentido del humor y picardía, y su deseo de ser un buen padre para sus dos hijos pequeños.

___

Los periodistas de The Associated Press Sophia Bollag en Sacramento, John Antczak y Brian Melley en Los ángeles y el camarógrago Haven Daley contribuyeron a este despacho.