MOSCÚ (AP) — La principal encuestadora independiente rusa anunció el martes que dejará de publicar sondeos de opinión sobre las próximas elecciones presidenciales por temor a repercusiones legales.

Levada Center fue clasificada como agencia extranjera en 2016 según una nueva ley que pretende limitar la influencia extranjera en la sociedad rusa. Las autoridades insisten en que la norma no pretende perseguir a detractores del Kremlin.

Levada no es una empresa extranjera, pero las autoridades rusas la clasificaron como tal porque recibe financiamiento externo.

El martes, el director de la encuestadora, Lev Gudkov, dijo al diario ruso Vedomosti que la agencia realizará encuestas sobre las elecciones pero no publicará los resultados durante la campaña por temor a que pueda interpretarse como interferencia electoral, lo que podría llevar a un proceso para cerrar la empresa.

Los rusos votan el 18 de marzo para elegir a su presidente. Se espera que el actual mandatario, Vladimir Putin, logre una victoria clara.

Los sondeos de Levada no difieren mucho de aquellos que difunden dos agencias estatales en términos de apoyo a Putin y al partido gobernante, pero encuestas recientes sí muestran una diferencia respecto del resultado de la próxima votación.

Como al principal opositor Alexei Navalny se le prohibió competir, Putin enfrentará a candidatos que solo se oponen a él nominalmente. Eso eleva los temores de que haya poca participación en las elecciones, lo cual sería algo bochornoso para el Kremlin.

Al comentar sobre el anuncio de la encuestadora, el vocero presidencial Dmitry Peskov dijo el martes que era "desafortunado" que Levada no pudiera publicar sus sondeos, pero agregó que todo es cuestión de cumplir con la ley.