TUKWILA, Washington, EE.UU. (AP) — Aún embelesados tras ganar su primer campeonato de la MLS hace un año, los Sounders de Seattle se pusieron a planificar.

Sabían del mero reto de clasificarse otra vez a los playoffs en 2017, no solo de aspirar repetir el título, con muy tiempo de descanso. También tenían la referencia de los equipos que disputaron la final de la liga en 2015 — Portland y Columbus — que quedaron fuera de los playoffs en 2016.

Los Sounders siguieron a rajatabla su plan al inicio de la temporada, incluso si ello implicaba rotar jugadores y posiblemente perder partidos. Pero esas decisiones, más los refuerzos que añadieron a mitad de año, permitieron a Seattle avanzar a otra final de la MLS contra Toronto y poder aspirar a lo que muy pocos clubes en la historia de la liga han logrado: revalidar el título.

“Sabíamos que como campeones reinantes era en extremo difícil volver a los playoffs y más repetir”, comentó el arquero suizo Stefan Frei. “El tener la oportunidad de intentarlo es algo colosal”.

Una victoria el sábado instalaría a Seattle en un nivel aparte en el fútbol estadounidense. Se trata de un club que ya era reconocido por tener una de las hinchadas más fervientes de la MLS. Han salido campeones de la Copa de Estados Unidos en múltiples ocasiones y el año pasado conquistaron su primer título de liga.

Pero una victoria ante Toronto convertirá a Seattle como apenas el cuarto equipo en la historia de la liga con un bicampeonato. D.C. United atrapó los primeros dos títulos en la historia de la liga. Houston logró el doblete en 2006-07 y Los Ángeles hizo otro tanto en 2011-12.

“Creo que estamos en el momento en la que estamos entrando a esa categoría de club elite de la MLS. Creo que la liga y la gente empiezan a darse cuenta que desde (2009) no hemos fallados en clasificarnos a los playoffs, ganando títulos con regularidad, siempre compitiendo por títulos”, dijo Frei.

Repetir ha sido una rareza en las 22 temporadas de la liga. El doblete del Galaxy al inicio de esta década resulta más llamativa, dado que se dio en un momento en la que la expansión de la liga estaba a todo vapor y había más parida en la liga.

Por eso es que tener a Seattle y Toronto en la final por segundo año seguido es un hito notable. Pese a la exigencia de una larga temporada regular, compromisos domésticos, convocatorias de selecciones y otros obstáculos, ambos equipos han sabido exprimir al máximo su talento.

“Son muchos los equipos que están en un mismo nivel debido a la estructura de la liga, los topes salariales”, comentó el delantero de los Sounders Clint Dempsey. “No hay mayores distancias”.