WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dio crédito el jueves a los informes de que espías del FBI se infiltraron en su campaña presidencial, y sostuvo que “¡si es así, es más grande que Watergate!”.

Trump hizo estas declaraciones al cumplirse el aniversario del nombramiento de Robert Mueller como fiscal especial para dirigir la investigación del Departamento de Justicia sobre la posible coordinación entre Rusia y funcionarios de la campaña de Trump, a la que el presidente ha calificado reiteradamente de “cacería de brujas”.

“Wow, parece que el FBI de Obama ‘ESPIÓ A LA CAMPAÑA TRUMP CON UN INFORMANTE INFILTRADO’”, tuiteó el presidente el jueves. “Andrew McCarthy dice, ‘probablemente no hay duda de que tuvieron al menos un informante confidencial en la campaña. Si es así, ¡esto es más grande que Watergate!”

McCarthy, un editor de la revista National Review, escribió un artículo publicado la semana pasada titulado “¿Tenía el FBI un espía en la campaña de Trump?”.

Por otra parte, el diario New York Times informó esta semana que al menos un informante del gobierno se reunió varias veces con Carter Page y George Papadopoulos, ex asesores de política exterior de la campaña republicana. El diario atribuyó la información a agentes del FBI en actividad y retirados.

El escándalo Watergate en los años de 1970 se produjo cuando cinco hombres entraron furtivamente a la sede del Partido Demócrata en el edificio Watergate en Washington y posteriormente el gobierno del presidente republicano Richard Nixon trató de encubrir su participación. Nixon finalmente renunció.

En tanto, el abogado de Trump, Rudy Giuliani, dijo que el presidente aún quiere declarar ante la fiscalía de Mueller.

En declaraciones al programa “Fox and Friends”, el ex alcalde de Nueva York dijo que Trump hablará con Mueller si “nos parece que hay manera de acortar esto”. Añadió que Trump está ávido por presentar “su versión del caso”.

Giuliani ha exhortado a Mueller a poner fin a la investigación ahora que ha cumplido un año.

El equipo de Giuliani ha estado ponderando si permite que Trump se someta a una entrevista con Mueller. Se ha declarado convencido de que “dadas las circunstancias del caso, no podrán emitirle un comparendo personal” al presidente.