TEHERÁN (AP) — La moneda iraní, el rial, volvió a tocar fondo el miércoles y los iraníes hacían fila nerviosos en las casas de cambio, a medida que empezaban a tener efectos sombríos las sanciones económicas aplicadas tras la salida estadounidense del acuerdo nuclear.

Los iraníes vieron mermar el valor de su moneda en una cuarta parte en los últimos cinco días. La evidencia de los estragos que está causando la crisis de divisas está por todo Teherán, donde las agencias de viaje aceptaban solo dinero extranjero y no se conseguían pañales en los mercados, un tema mencionado incluso por el líder supremo del país.

Muchas casas de cambio simplemente apagaron los monitores donde se veía caer la tasa de cambio frente al dólar estadounidense y algunos iraníes deseosos de divisas extranjeras acudían con vendedores callejeros. En las casas de cambio que seguían abiertas, se vendía un dólar por 150.000 riales.

"Todo el mundo está nervioso", dijo Mostafa Shahriar, de 40 años, quien estaba tratando de comprar dólares.

La prensa oficial no mencionó la estrepitosa caída de la moneda.

La economía iraní ha sobrevivido capítulos difíciles anteriormente, como cuando el sha excedió el presupuesto armamentista en la década de 1970 o cuando las sanciones internacionales empezaron a surtir efecto tras la revolución islámica de 1979 y la toma de la embajada estadounidense. Los abruptos altibajos de los precios del petróleo también han tenido repercusiones.

Sin embargo, esta vez las cosas han cambiado. La divisa está en picada justo en momentos en que subían las esperanzas nacionales tras el acuerdo atómico firmado en 2015, según el cual Irán limitaría sus actividades nucleares a cambio de un alivio de sanciones.

Irán accedió a limitar el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de algunas sanciones. La comunidad internacional temía que Irán estaba a punto de construir una bomba nuclear, aunque Irán lo ha negado y ha dicho que su sector energía era solamente para fines pacíficos.

En mayo, a pesar de que la ONU repetidamente estableció que Irán estaba cumpliendo con su parte del acuerdo, el gobierno de Donald Trump se retiró del acuerdo afirmando que deseaba condiciones más estrictas como límites a sus programas de misiles, limitaciones a su apoyo a grupos armados regionales y haciendo permanente las limitaciones a la industria nuclear.

Si bien las naciones europeas desean que el acuerdo siga en vigencia, la enorme influencia que Estados Unidos tiene en los mercados petroleros y financieros llevó a las compañías petroleras y a las fábricas de aviones a retirarse de Irán. Se espera que en noviembre entren en efecto más sanciones, incluso unas contra la industria petrolera iraní, una fuente crítica de divisas.

___

Los periodistas de The Associated Press Nasser Karimi, Mohammad Nasiri y Amir Vahdat en Teherán contribuyeron a este despacho

___

Jon Gambrell está en: https://twitter.com/jongambrellAP