BERLÏN (AP) — El sospechoso del ataque con bomba del año pasado contra el autobús del equipo de fútbol Borussia Dortmund declaró el lunes que realizó el ataque, pero no pretendía matar ni herir a nadie.

El detenido de 28 años, identificado solo como Sergej W. debido a la ley alemana de privacidad, está acusado de 28 delitos de intento de asesinato, dos delitos de lesiones físicas y otro de provocar una explosión. El juicio comenzó el mes pasado.

El defensa del Dortmund Marc Bartra y un policía resultaron heridos cuando tres explosiones golpearon el autobús a su salida del hotel para disputar un partido de Liga de Campeones el 11 de abril.

El acusado declaró el lunes que pretendía fingir un ataque y que había diseñado los explosivos de tal forma “que no podía esperarse daño a las personas”, según la agencia de noticias dpa. “Lamento profundamente mi comportamiento”, dijo.

La fiscalía alega que Sergej W. pidió un préstamo para apostar a que las acciones del Borussia Dortmund bajarían en bolsa, después atacó el autobús e intentó presentar el ataque como un acto de terrorismo islámico. El Dortmund es el único club alemán que cotiza en bolsa.

El sospechoso fue detenido 10 días después del ataque.