SAN JUAN (AP) — La compañía eléctrica estatal de Puerto Rico anunció el domingo que reducirá su generación de reserva para economizar debido a su falta de liquidez, al tiempo que las autoridades advirtieron que la medida podría desestabilizar la frágil red de energía de la isla.

William Ríos, director de Generación de la Autoridad de Energía Eléctrica, dijo que el plan para reducir la energía de reserva en 450 megawatts no afectará a los usuarios y redundará en un ahorro mensual de nueve millones de dólares.

Por su parte, el secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, dijo que la medida es necesaria pero podría afectar la red, que aún tiene frecuentes interrupciones de energía cuando casi 250.000 usuarios continúan sin luz más de cinco meses después de los embates del huracán María. La tormenta de categoría 4 destruyó dos terceras partes del sistema de distribución eléctrica y causó la interrupción en el suministro de luz más prolongada en la historia de Estados Unidos.

La AEE no abundó en detalles sobre la reducción de la generación, y los funcionarios no respondieron a los mensajes que se les dejaron para que hicieran mayores declaraciones al respecto.

Sin embargo, Puerto Rico tenía un margen de generación de reserva muy alto desde antes del huracán, dijo Susan Tierney, asesora de la compañía consultora Analysis Group, con sede en Denver, que testificó ante una comisión del Senado de Estados Unidos sobre las acciones para restaurar el suministro de luz en Puerto Rico. Tierney dijo a The Associated Press que el margen de la generación de reserva de la isla era de 90%, en comparación con el 15 o 20% en el territorio continental de Estados Unidos. Tierney señaló que 90% era muy alto incluso si se considera la geografía de la isla y su necesidad de importar combustible.

“Hay espacio para suspender cierta generación”, afirmó la experta.

Un informe entregado en diciembre de 2017 y preparado en parte por el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica concluyó que la AEE podría reducir su margen de generación de reserva a medida que avance su reconstrucción después de la tormenta. También recomendó la realización de un estudio para establecer un nuevo margen de reserva cercano al 50%.

El gobierno decidió reducir la generación de reserva días después de que un juez federal rechazó la petición de un préstamo por 1.000 millones de dólares para la AEE, al señalar que no había suficientes pruebas que mostraran la necesidad de financiación de la compañía eléctrica. Funcionarios de Puerto Rico y la junta federal que supervisa las finanzas de la isla redujeron el viernes su solicitud de crédito a 300 millones de dólares por instrucción del juez, pero advirtieron que esa cantidad solo permitiría que la AEE continúe funcionando hasta finales de marzo.

“La situación fiscal en la AEE es una realidad que tenemos que atender ahora”, declaró Rosario.

Tanto Rosario como el gobernador Ricardo Rosselló han exhortado al Departamento del Tesoro de Estados Unidos a que extienda un préstamo de 1.000 millones de dólares que el Congreso aprobó en octubre para la recuperación por desastres, bajo el argumento de que esos recursos reducirán la situación financiera adversa de la compañía eléctrica. La junta dijo que la empresa podría acumular una pérdida de ingresos por 1,2 millones de dólares en los seis meses posteriores al huracán.

El mes pasado, Rosselló anunció su intención de privatizar la AEE, que arrastra una deuda de 9.000 millones de dólares y opera con una infraestructura casi tres veces más antigua que la del promedio del sector. El territorio estadounidense tenía frecuentes interrupciones del suministro de luz incluso antes del huracán, como el apagón que afectó toda la isla en septiembre de 2016.