FILADELFIA (AP) — El fiscal de distrito de Filadelfia dijo el miércoles que no apoyará renovar el contrato con el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas, el cual permite que la agencia federal tenga acceso en tiempo real a la base de datos de arrestos de la ciudad.

El fiscal Larry Krasner hizo su declaración luego de que activistas le han exigido a la oficina del alcalde de Filadelfia, Jim Kenney, que ponga fin al contrato. Simpatizantes de los inmigrantes dicen que permitir el acceso a las bases de datos en cuestión hará que los inmigrantes sean renuentes a reportar crímenes.

Dos de las tres partes interesadas del contrato _el fiscal de distrito, las cortes municipales y la ciudad _ tendrían que votar contra la renovación del contrato con el ICE _siglas en inglés del Servicio de Inmigración_ cuando éste expire en agosto.

Una portavoz municipal declaró al periódico Philly.com que Kenney no ha decidido si renovará o no, ya que le preocupa la amenaza del gobierno del presidente Donald Trump de dejar de asignar fondos a las ciudades que no se apeguen a las exigencias del ICE.