MELBOURNE, Florida, EE.UU. (AP) — Justo cuando su gobierno está por cumplir cuatro semanas, el presidente Donald Trump encabezó el sábado un acto político similar a los de su campaña, incluidas sus promesas de revocar la ley de salud, insultos a la prensa y música de los Rolling Stones.

"Quiero estar entre mis amigos y entre la gente", declaró Trump ante una multitud que lo aclamaba en un hangar de un aeropuerto en el centro de Florida, donde elogió su "movimiento realmente grandioso".

Trump repitió sus promesas de construir un muro a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, reducir las regulaciones y crear empleos. También se comprometió a "hacer algo el próximo par de días" para enfrentar la suspensión a sus restricciones migratorias dispuesta en los tribunales.

"Nosotros no nos rendimos, nunca nos rendimos", afirmó el mandatario.

Al tiempo que insistió en que es víctima de reportes de prensa falsos, Trump señaló que la Casa Blanca funciona "con mucha fluidez" y que él "heredó un gran desorden". El presidente ha estado tratando de reorganizarse tras despachos periodísticos que mencionaron desorden y disfunción al interior de su gobierno.

En declaraciones a reporteros que lo acompañaban en el avión presidencial antes del acto político, Trump señaló que efectuaba un acto de campaña porque la "vida es una campaña".

"Hacer a Estados Unidos grande nuevamente es absolutamente una campaña", afirmó. "No es fácil, especialmente cuando también combatimos a la prensa y los medios de comunicación".

Trump también ha tenido que vérselas con multitudes de manifestantes. Miles de ellos salieron a las calles de Dallas y Los Ángeles en rechazo a las redadas contra los inmigrantes y en apoyo a los inmigrantes y refugiados en general.

En Los Ángeles, los organizadores de una movilización exhortaron a las autoridades locales a que no canalicen dinero a las detenciones de inmigrantes.

Trump, que en septiembre efectuó un acto político en el mismo lugar en Florida, disfrutó claramente estar de nuevo frente a sus simpatizantes, agradeció las aclamaciones y permitió que un partidario subiera al escenario para que le dispensara elogios. También disfrutó rememorar su sorpresiva victoria sobre la demócrata Hillary Clinton.

El evento tuvo los elementos típicos de un acto de campaña de Trump, como las gorras rojas del multimillonario, letreros de "Hagamos a Estados Unidos grande otra vez" y "Trump/Pence", así como al menos uno que decía "Hillary a prisión".

Algunos de los oradores que antecedieron a Trump exigieron la revocación y sustitución de la ley de salud del presidente Barack Obama, criticaron a los medios noticiosos y arremetieron contra Clinton, otras constantes de los actos políticos del año pasado.

La lista de temas musicales que precedió a la presentación de Trump incluyó éxitos favoritos en actos políticos del magnate como "All Right Now" ("Todo está bien ahora") de Free.

Cuando el avión presidencial se dirigía hacia el hangar, el tema de la película "Air Force One" ("Avión presidencial") de Harrison Ford marcó la llegada del mandatario.

Trump y la primera dama Melania Trump hicieron acto de presencia en medio de la canción "Proud to be an American" ("Orgulloso de ser un estadounidense") de Lee Greenwood.

Al discurso de 45 minutos del presidente siguió otra pieza musical favorita en la campaña de 2016, la canción de los Rolling Stones "You Can't Always Get What You Want" ("No siempre puedes conseguir lo que quieres") de 1969.