CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — Miles de personas empezaron a rendir tributo al monseñor Óscar Julio Vian, arzobispo metropolitano de Guatemala que falleció el sábado por la madrugada luego de meses de padecer cáncer. Tenía 70 años.

Tras el anuncio de su muerte por parte del arzobispado de Guatemala, miles de feligreses acudieron a la Iglesia de El Calvario, a donde su cuerpo fue llevado.

Vian será velado a partir de esta tarde en la Catedral Metropolitana, en el centro de la ciudad de Guatemala, hasta cuando sea enterrado el martes en las criptas de la Catedral.

El vicario general del Arzobispado y obispo auxiliar Raúl Martínez dijo en conferencia de prensa que la muerte de Vian ha sido notificada al papa Francisco.

Vian padecía de cáncer desde hace meses y durante la última semana el arzobispado anunció que su estado de salud había empeorado.

En años recientes fue un crítico importante de la situación que vive Guatemala en la lucha contra la corrupción, acusó a los corruptos de ser malos ciudadanos y exigió justicia.

En declaraciones en 2017 habló sobre las modificaciones que los diputados hicieron al Código Penal, buscando protegerse de acusaciones de financiamiento electoral ilícito.

“Esa es actitud increíble. ¿Cómo es posible que todos se hayan equivocado? ¿Acaso no son licenciados, que han estudiado Derecho? Está bien quien no lo ha hecho, pero quien lo ha hecho sabe cuáles son las consecuencias”.

También pidió a los corruptos “devolver todo lo robado”.

El gobierno de Guatemala lamentó el fallecimiento del obispo y declaró tres días de duelo nacional.

Iván Velásquez, titular de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, acudió a la Iglesia de El Calvario a despedir a Vian. Varios funcionarios públicos, entre ellos el procurador de Derechos Humanos, el alcalde capitalino y diputados al Congreso, ofrecieron sus condolencias.

Monseñor Vian nació el 18 de octubre de 1947. Estudió en el colegio Don Bosco de la ciudad de Guatemala y más tarde pasó al Seminario Salesiano en El Salvador. Estudió filosofía, pedagogía y teología en Guatemala, en la Universidad de San Carlos, el Instituto Filosófico y Teológico Salesiano, adheridos a la Universidad Francisco Marroquín y la Universidad Pontificia Salesiana de Roma. En 1996 fue nombrado obispo titular y vicario apostólico de El Petén, Guatemala.

Fue docente en El Salvador, Costa Rica y Panamá.

Recibió la ordenación sacerdotal de manos del cardenal Miguel Obando y Bravo, arzobispo de Managua, Nicaragua, el 15 de agosto de 1976, en el Santuario de María Auxiliadora de esta Ciudad de Guatemala.

Siendo licenciado en teología y profesor de matemática fue enviado a la ciudad de Panamá como orientador del Instituto Técnico Don Bosco. Años después también fue enviado al Pontificio Instituto Litúrgico “San Anselmo” en Roma, de los padres benedictinos, para realizar estudios de teología litúrgica.

Durante su estancia en Roma recibió cursos en la Universidad Gregoriana sobre sacramentos en conexión con la liturgia. Estudió idiomas en Londres y Alemania y liturgias orientales en Israel.