BANGKOK (AP) — Greenpeace puso fin a una tregua de cinco años con una de las principales compañías de papel y celulosa del mundo, y la acusó de talar bosques tropicales de Indonesia durante todo el lapso en que estuvieron cooperando en materia de conservación.

El anuncio del miércoles, originado por una investigación de The Associated Press publicada en diciembre, pone fin de manera abrupta al acuerdo sin precedentes concretado en 2013, en el que el grupo ambientalista suspendió su campaña global en contra de Sinarmas y su filial Asia Pulp & Paper a cambio de un compromiso de poner fin a la deforestación, la ocupación de tierras y los conflictos con las comunidades locales.

Después de los reportes de AP, Greenpeace indicó que su propia investigación, que incluía análisis de imágenes satelitales, demostró que las dos compañías relacionadas a Sinarmas talaron casi 8.000 hectáreas de bosque y turberas en Borneo durante los cinco años en que asesoró al conglomerado propiedad de la familia Widjaja sobre conservación de bosques.