CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco condenó el miércoles el ataque en Somalia en el que murieron más de 300 personas.

Al final de su audiencia pública en la Plaza de San Pedro, Francisco dijo “este acto terrorista merece las lamentaciones más firmes”, especialmente porque golpeó a una población que ya sufría.

El pontífice oró por los fallecidos y heridos en la explosión en Mogadiscio. Francisco también pidió por la “conversión de los violentos” e hizo una llamada a trabajar por la paz.