DENVER, Colorado, EE.UU. (AP) — Después de 40 años de convertirse en la primera ciudad en retirarse de una contienda por la sede olímpica, Denver está considerando si intentará de nuevo albergar los Juegos de Invierno.

Las dudas sobre el impacto ambiental, los enormes costos y la logística acabaron con los planes de Denver de ser la sede de los Juegos de 1976. Pero el líder del comité que explora una posible candidatura señaló que sólo se necesitaría construir tres inmuebles más, y todos ellos temporalmente.

El director Rob Cohen dijo que unos Juegos Olímpicos producirían un superávit multimillonario que podría usarse para ayudar a Colorado, como la mejora de la autopista a las montañas, que generalmente está saturada de vehículos los fines de semana.

Denver enfrenta una férrea competencia de Salt Lake City, la primera ciudad estadounidense en anunciar sus planes de buscar la sede para los Juegos de 2030. Reno, Nevada, también sopera presentar su candidatura.