CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El poder de los destellos metálicos se impuso en la alfombra roja de los Premios Fénix.

Rossy de Palma, quien inició la gala con una versión muy sabrosa de “Quién será” acompañada por la Orquesta Pérez Prado, arribó con un vestido vintage de minifalda con lentejuelas negras, medias de red y unas plataformas Louboutin con flequillos plateados. Completó su estilo con una cartera Gaultier en forma de navaja de afeitar que servía, dijo, “para cortar por lo sano”.

“Ya me habían pedido tantas veces que viniera que ya esta vez no me podía negar”, dijo la actriz española a The Associated Press sobre su debut en los Premios Fénix.

Verónica Castro lució un traje sastre negro de Fendi que complementó con una blusa dorada con pechera de Versace.

“Sencillita”, dijo alegre la diva mexicana Castro sobre su atuendo, con el que atrapó miradas.

Castro señaló que está deseosa de estrenar la serie “La casa de las flores” en Netflix. “Fue un trabajo lindo porque aprendí mucho”, dijo.

El blanco, en sus distintas tonalidades, tampoco faltó en los Fénix. La española Maribel Verdú lució un vestido de la marca barcelonesa Santos Costura color crema. Otra de las invitadas que brilló en color marfil fue la mexicana Patricia Maya, con un vestido de falda lápiz por debajo de las rodillas lleno de lentejuelas, que remató con unas zapatillas transparentes que semejaban una versión moderna de la Cenicienta.

Por su parte la colombiana Cristina Umaña, de la serie galardonada “Narcos”, llevó un modelo menos brillante pero más ergonómico de la diseñadora mexicana Sandra Weil que complementó con una estola tejida.

“Creo que cuando caminas en una ‘red carpet’, estás tan nervioso que entre más cómodo te sientas mejor”, dijo Umaña.

Bárbara Mori portó un vestido de falda negra y blusa blanca asimétrica con un diminuto cinturón dorado de Benito Santos y una cartera de Alexia Ulibarri. La actriz uruguaya nacionalizada mexicana es famosa por su cabellera negra, pero para esta ocasión llevó una moderna cola de caballo rubia que le caía casi hasta la cintura.

“Mis locuras, ya sabes”, dijo sobre su cambio de look.

La mexicana Maya Zapata, de la comedia nominada “Run Coyote Run”, optó por un estilo minimalista con un conjunto color vino de Alberto Apreza con una abertura lateral en la falda y un solo tirante. Complementó el modelo con unos grandes aretes dorados circulares y llevó el cabello suelto, peinado hacia atrás con laca.

Ana de la Reguera, una de las imperdibles de la alfombra roja de los Fénix, lució un vestido negro de Gucci con un llamativo adorno con lentejuelas en forma de serpiente sobre el pecho que complementó con joyas de Bulgari. El modelo de la actriz mexicana incluía volantes en la falda y transparencias con encaje en la parte superior.

El elenco de “Las chicas del cable” también destacó en la alfombra. Ángela Cremonte lució un vestido “nude” con diseños de tatuajes en negro de la mexicana Alexia Ulibarri, mientras que Blanca Suárez llevó un vestido de lentejuelas turquesa con flores naranja bordadas con cuentas de Temperley. Su compañero de reparto Sergio Mur las escoltó en un esmoquin negro y pajarita a juego.

Gary Alazraki, de la premiada serie de comedia “Club de Cuervos”, lució un esmoquin blanco con pantalón y camisa negros de Hugo Boss.