WASHINGTON (AP) — Las banderas en la Casa Blanca, que estuvieron a media asta el fin de semana tras el fallecimiento del senador John McCain, el lunes ondeaban ya a todo lo alto.

En contraste, las banderas en el Capitolio permanecían a media asta para honrar al republicano de Arizona, quien murió el sábado de cáncer cerebral.

El presidente Donald Trump ofreció sus condolencias en Twitter a la familia de McCain, pero no ha emitido una proclama presidencial con una orden para bajar las banderas. Los dos tenían una enemistad de larga data.

El Código de Bandera establece que las banderas se bajan “el día de la muerte y al día siguiente para un miembro del Congreso”.

Cuando el senador demócrata Ted Kennedy murió en 2009, el presidente Barack Obama ordenó que las banderas en la Casa Blanca permanecieran a la mitad durante cinco días.

La Casa Blanca no respondió las preguntas de inmediato el lunes.