Durante un periodo de 24 horas, a comienzos de este mes, quedó clara la realidad de que el Tottenham, tras décadas de jugar a la sombra de Arsenal, es el nuevo equipo dominante en el norte de Londres.

Un día después de que los “Spurs” derrotaron 3-1 al Real Madrid en la Liga de Campeones de Europa frente a más de 80.000 espectadores en Wembley, Arsenal sufrió para igualar sin goles como local ante el Estrella Roja de Belgrado en la Liga Europa, el certamen continental de segunda categoría.

Tottenham, con un técnico argentino, joven y talentoso, tiene también un plantel que emociona y se ha convertido de pronto en un tema de conversación en el fútbol europeo. Esa última cualidad solía ser propia del Arsenal.

No más, y los dirigidos por Mauricio Pochettino son claros favoritos para el derbi del sábado en la Liga Premier, pese a que se realizará en el Emirates Stadium, casa del Arsenal.

Tottenham finalizó encima del Arsenal en la temporada anterior dentro de la Premier. Fue la primera vez que ello ocurrió desde que Arsene Wenger tomó las riendas de los “Gunners” en 1996.

Ahora, Tottenham se ubica cuatro puestos y cuatro unidades adelante del Arsenal, tras 11 fechas.

Y si se toma en cuenta el desempeño de los “Spurs” en la Liga de Campeones, es evidente el vuelco en el equilibrio de poderes.

Pero Wenger lo rechaza.

“No, en absoluto”, respondió el estratega francés cuando se le preguntó si el Tottenham era favorito. “Creo que el Tottenham es un buen equipo, pero tenemos la calidad para ganar este partido, y es lo que vamos a mostrar. La gente sacará conclusiones tras comparar los dos desempeños el sábado. Tenemos una buena oportunidad de demostrar que somos los más fuertes, y lo vamos a hacer”.

Momentos antes, durante la conferencia de prensa del jueves, Wenger había interrumpido aun reportero, quien señaló que el Arsenal había dominado al Tottenham durante “mucho tiempo”.

“Durante 20 años”, precisó el entrenador con una sonrisa.

No debe olvidarse que fue el Arsenal el club que obtuvo un trofeo en la campaña anterior _en la Copa de la FA. Los críticos del Tottenham argumentan que el plantel al mando de Pochettino necesita conseguir un trofeo que valide sus progresos. Y quizás ello no ocurrirá en la presente temporada.

Tottenham, que finalizó tercero y segundo en las últimas dos temporadas de la Premier, se ubica ahora ocho puntos detrás del líder Manchester City, y está eliminado en la Copa de la Liga.

Pochettino, quien no ha caído en seis duelos frente al Arsenal como estratega de Tottenham, aceptó que los antecedentes cuentan a la hora de evaluar los méritos relativos de cada equipo.

“En los últimos 22, 23 años, sólo hemos terminado arriba del Arsenal una vez”, dijo Pochettino el jueves. “Así que esto no significa que estemos hoy arriba del Arsenal. Debemos respetarlo. Ellos han sido muy buenos en la era de Arsene Wenger, y pienso que para nosotros será un reto seguir ahí y permanecer competitivos contra un equipo que, en los últimos 20 años, gana más trofeos que nosotros”.

Pochettino recibió una noticia mala y varias buenas en el rubro de las lesiones. Informó que Toby Alderweireld podría ausentarse hasta enero por un problema en un muslo, pero agregó que Harry Kane, Dele Alli, Harry Winks y Hugo Lloris habían vuelto a los entrenamientos, después de las lesiones.

Kane ha anotado en sus últimos cinco partidos ante el Arsenal.

Los “Gunners” carecerán del delantero lesionado Olivier Giroud, mientras que Wenger tiene que decidir si convoca de nuevo a Alexandre Lacazette, después de excluirlo de dos grandes encuentros en la campaña, ante Liverpool y Man City.

___

Steve Douglas está en Twitter como: www.twitter.com/sdouglas80.