CANNES, Francia (AP) — El festival de cine de Cannes puede validar a un aspirante a cineasta como ningún otro. En un año sin muchos directores estadounidenses en la Riviera Francesa, uno de los pocos celebrados por el festival ha sido el actor Paul Dano, cuyo debut como director "Wildlife" inauguró la Semana de la Crítica.

"Wildlife", cuyo guion fue escrito por Dano de 33 años y su pareja sentimental Zoe Kazan, está basada en la novela de Richard Ford de 1990, la cual se desarrolla en Montana de la década de 1960 y es vista principalmente a través de los ojos de un adolescente, Joe (Ed Oxenbould). Cuando su padre (Jake Gyllenhaal) pierde su empleo y se enlista para combatir incendios forestales fuera de su pueblo, Joe atestigua cómo su familia empieza a desintegrarse.

Carey Mulligan, con una actuación extraordinaria, interpreta a la angustiada madre de Joe.

Con una composición clásica y un trasfondo emotivo, "Wildlife" ha sido elogiada como una revelación de Dano, conocido por sus papeles en "Little Miss Sunshine", ''There Will Be Blood" y ''Prisoners". En su reseña Variety lo calificó como un “cineasta nato con un ojo para las composiciones elegantes y sobrias”.

Como actor Dano ha venido varias veces a Cannes, en años recientes con "Youth" de Paolo Sorrentino y "Okja" de Bong Joon-ho. En esta ocasión, sentado en terraza en el último piso de un hotel, habló sobre cómo el cine no estadounidense lo llevó al otro lado de la cámara.

AP: ¿Cuándo comenzaste a querer dirigir?

Dano: Había querido hacer películas desde hace mucho tiempo, creo que desde que tenía 20 años, empecé a pensar en una película más en serio. No sabía qué iba a escribir, leí este libro y de alguna manera me atrapó. Lo leí varias veces en un año y soñaba despierto él mucho. Lo dejé estar conmigo por un tiempo para asegurarme de que lo quería hacer. Una vez que pensé cuál sería la escena final y la imagen final me entró el gusanito.

AP: ¿Te motivó alguna experiencia que tuviste como actor o algún impulso creativo que no habías satisfecho?

Dano: Definitivamente hubo un momento en mis últimos años de adolescente y los primeros de veinteañero que comencé a ver mucho cine extranjero que desconocía y decía “no sabía que se podía hacer eso”. Recuerdo ver "A Man Escaped" de Robert Bresson por primera vez y decir “guau, eso es tan sobrio y tan puro”. Entre más ves, más comienza a abrirse. Empieza a ser un lenguaje en tu cabeza.

AP: Seguramente imaginaste la película con algo de esa sobriedad y quietud.

Dano: Comencé desde ahí como impresión. Ese era el sentimiento. Para mí es lo simple es lo más difícil, y creo que es algo de lo más complejo. Recuerdo decirle a algunos de los miembros del equipo de producción que es como el sushi, se ve sencillo pero es muy complejo. Si editábamos demasiado o imponíamos demasiadas cosas tendría un efecto reductivo. Está pensado como una mirada honesta a su experiencia, así que realmente se trata de lo que está pasando en el rostro del actor entre líneas.

AP: Viéndolo rápidamente el actor que interpreta a Joe se parece un poco a ti cuando eras más joven. La película se cuenta en gran parte desde su perspectiva. ¿Te identificaste particularmente con esa perspectiva de observar a los padres?

Dano: Sí, debió ser así. Probablemente mi primera atracción con el libro fue realmente con el personaje de Jeanette porque el misterio de nuestros padres es muy fascinante. Pero creo que al final de cuentas la conexión con Joe es el motivo más inconsciente. Es algo que tiene que ver con la honestidad de su mirada.

Recuerdo que era como decir de pronto “oh, espera, las cosas son complicadas, las cosas pueden ser difíciles”. Hay tanto amor aquí, tantas dificultades. Probablemente todavía soy un poco inocente al respecto. Mi hermana trabajó en la película, es una vestuarista y dijo “esa chaqueta que le pusiste a Joe es igual a una chaqueta que te solías poner” y yo no tenía ni idea.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP