WASHINGTON (AP) — Varios senadores demócratas están presionando a la nominada del presidente Donald Trump para encabezar el Departamento de Seguridad Nacional a que respalde una iniciativa de ley bipartidista que proteja de la deportación a miles de jóvenes inmigrantes traídos a Estados Unidos cuando eran niños y que viven en el país ilegalmente.

En una carta enviada el viernes a Kirstjen Nielsen, los 20 legisladores dijeron que durante su audiencia de confirmación a principios de mes, ella estuvo de acuerdo en la necesidad de una legislación que ponga a los denominados "Dreamers" en camino hacia la obtención de la ciudadanía estadounidense.

Los demócratas quieren saber si las coincidencias expresadas por Nielsen significan que ella urgirá abiertamente al Congreso a aprobar el proyecto bipartidista de ley llamado Dream Act a fin de "proveer la solución que usted ha reconocido que es necesaria".

La carta también pretende un compromiso claro de parte de Nielsen en otras cuestiones polémicas de la política de inmigración. Por ejemplo, le preguntaron si ella cree que los inmigrantes centroamericanos que viven en Estados Unidos bajo el estatus de protección temporal (Temporary Protected Status, TPS), deberían ser enviadas de regreso a sus países de origen.

La versión del “Dream Act” del Senado está patrocinada por los senadores Lindsey Graham (republicano) y Dick Durbin (demócrata). En la Cámara de Representantes se está debatiendo un proyecto igual. Durbin, el demócrata de mayor rango en la subcomisión de asuntos fronterizos y migratorios del Senado, firmó la carta a Nielsen quien es actualmente la subsecretaria general de la Casa Blanca.

Una comisión del Senado aprobó la nominación de Nielsen y remitió el tema al pleno de la cámara para su confirmación.

Los senadores señalan que hay precedente de un secretario de Seguridad Nacional apoyando una ley públicamente. Elaine Duke, la secretaria en funciones del departamento, dio su respaldo a una ley patrocinada por los senadores republicanos David Purdue y Tom Cotton sobre reformas a la inmigración legal.

Fue en el 2012 que el entonces presidente Barack Obama aprobó la ley llamada “Deferred Action for Childhood Arrivals” ("Acción Diferida para los Llegados en la Infancia"), la suspensión temporal de las deportaciones de jóvenes que residan sin autorización legal _que llegaron a Estados Unidos cuando niños, traídos por sus familiares_, siempre y cuando no hayan sido condenados por haber cometido delitos graves y siempre no se trate de personas que representen una amenaza a la seguridad pública. La ley conocida como DACA también les permite trabajar legalmente.

El presidente Trump anunció en septiembre de descontinuaría el programa, que los republicanos consideran producto de un abuso de poder constitucional por parte de Obama. Pero Trump dijo que los que tenían seis meses de vigencia podían solicitar la renovación siempre y cuando lo hagan antes del 5 de octubre, y además le dio al Congreso seis meses para hallar una solución.

___

Richard Lardner está en: http://twitter.com/rplardner