LONDRES (AP) — Luego de siete años de batallar, Rafael Nadal finalmente está en la pelea otra vez en Wimbledon.

El español se encuentra de regreso en los cuartos de final en el All England Club por primera vez desde 2011, y con un juego muy similar al del hombre que alcanzó su quinta final ese año.

“Es verdad que ha pasado algo de tiempo”, dijo Nadal sobre su regreso al grupo de los ocho mejores. “Pero cuando vengo aquí, vengo aquí pensando que puedo tener un buen resultado, ¿no?”

Es evidente que el Rey de la Arcilla no ha olvidado cómo jugar sobre césped.

El 11 veces campeón del Abierto de Francia venció el lunes a Jiri Vesely 6-3, 6-3, 6-4 en la Cancha Central, y todavía no ha perdido un set en este torneo. Si bien aún falta lo más difícil, parece que el viejo Nadal está de vuelta en Wimbledon.

Ese es el Nadal que ganó dos títulos y tres subcampeonatos en un periodo de seis años entre 2006 y 2011, pese a perderse el torneo de 2009 debido a problemas en la rodilla. No el que pasó de la segunda ronda sólo en una ocasión en cuatro años después de eso, ni el que fue eliminado por Gilles Muller en la cuarta ronda el año pasado luego de perderse el 2016 por otra lesión.

Si bien a Nadal se le ha dificultado jugar sobre césped últimamente, insiste en que algunos resultados fueron engañosos.

“Para ser justo y honesto, tenemos que pensar en las cosas que sucedieron. En 2012 y 2013 no pude competir. Incluso si jugué, no fui capaz de competir con las rodillas de la manera en que lo había hecho antes. (En) 2014 jugué un buen torneo. Perdí en la cuarta ronda contra un jugador con el que puedo perder (Nick Kyrgios). El 2015 fue un año muy malo para mí, no sobre césped, sino sobre la mayoría de las superficies. Es normal que perdiera aquí también. En 2016 no jugué debido a mi muñeca. En 2017 jugué bien, y en 2018 estoy jugando bien”.

Vesely puede dar fe de eso.

Nadal tuvo 37 tiros ganadores contra apenas 12 errores no forzados, y borró el único rompimiento que permitió al quebrar de vuelta el servicio inmediatamente en el tercer set.

Su nivel de juego ya tiene a aficionados y comentaristas soñando con otra final entre él y Roger Federer, al cumplirse el décimo aniversario de su clásico de cinco sets que ganó el español. Sin embargo, en el camino aún podrían interponerse el cuarto sembrado Juan Martín del Potro en los cuartos de final — el duelo de cuarta ronda del argentino fue suspendido con él arriba dos sets a uno —, y luego posiblemente el tres veces campeón Novak Djokovic en las semifinales.

La idea de otra final Nadal-Federer parece tener a la mayoría de la gente muy emocionada, excepto al propio Nadal. El español espera que su viejo rival, y ocho veces campeón, sea eliminado antes de eso.

“Si él está en la final, estoy emocionado de jugar con Roger”, dijo. “Enfrentar a Roger otra vez será algo fantástico. Si me preguntan si prefiero a otro (oponente), digo que sí. Ese es el punto. Se trata de ser inteligente, ¿no?”