LIVERPOOL (AP) — El esperado regreso de Philippe Coutinho a Liverpool le añade un nivel extra de creatividad a una línea de ataque que promete ser una de las más excitantes en Europa esta campaña.

El entretenimiento no es algo que va a escasear en Anfield ahora que el tridente de Sadio Mane, Roberto Firmino y Mohamed Salah va a ser alimentado por Coutinho, que se reintegra luego de un agitado verano en el que fue buscado por Barcelona.

Sin embargo, aunque se espera que anote muchos goles, Liverpool parece destinado a ser debilitado por su porosa defensa.

Ya sea un problema colectivo _ como lo indica el técnico Juergen Klopp _ o de individuos cometiendo errores, Liverpool no tiene una defensa confiable como para aspirar a cetros importantes este año.

La pasada semana, Liverpool cayó 5-0 ante Manchester City, aunque jugó con un hombre menos por más de la mitad del partido, y seguidamente arruinó una dominante actuación ante Sevilla en la Liga de Campeones permitiendo torpemente dos goles en un empate de 2-2.

Existen preocupaciones legítimas, comenzando con los porteros y en toda la zaga. Fue desconcertante que Klopp decidió contratar solamente a un defensor _ el joven lateral izquierdo Andrew Robertson, por 10,7 millones de dólares. Robertson ha jugado solamente en un partido esta campaña.

¿Serían diferentes las cosas si Liverpool hubiese conseguido adquirir al zaguero central de Southampton Virgil van Dijk, como quería? Klopp lo duda.

"No sé por qué ustedes siempre buscan esas cosas en la defensa, que esos problemas se resolverían con un jugador. Se habló de que deberíamos usar todo el dinero y hacer eso”, dijo Klopp tras el partido ante Sevilla. “No se trata de eso. Se trata de ser dominantes y perder concentración, el control del partido que no tienes en todos los momentos defensivos”.

Los problemas son claros. Klopp ha rotado a sus dos porteros, Simon Mignolet y Loris Karius, en los últimos cuatro partidos, continuando la incertidumbre en esa posición.

En la zaga central, Joel Matip es bueno con el balón, pero no tiene una presencia dominante en jugadas a balón parado, mientras que Dejan Lovren puede ser errático y torpe en ocasiones, como lo mostró contra Sevilla cuando no consiguió despejar el balón junto a la puerta a los cinco minutos.

En la parte izquierda de la defensa, Alberto Moreno puede ser una amenaza al ataque, pero es defensivamente frágil, y Robertson carece de experiencia. Al otro lado, los jóvenes Trent Alexander-Arnold (18 años) y Joe Gomez (20) tienen futuros brillantes, pero no parecen estar listos.

De los llamados seis grandes en la Premier, Liverpool tuvo la peor defensa en la campaña 2015-16 y esta campaña solamente Arsenal ha permitido más goles.

Liverpool juega en casa el domingo ante Burnley y los neutrales querrán que Klopp mantenga las cosas intactas. Liverpool es probablemente el equipo más excitante en la liga, creando oportunidades de gol casi constantemente.

Con el regreso de Coutinho y más adelante el de Adam Lallana, las opciones en el ataque son ilimitadas. Pero la suerte de la campaña puede decidirse en la zaga.

En otro punto a seguir esta fin de semana en la Premier, Wayne Rooney regresa a Old Trafford por primera vez desde que se fue de Manchester United para reintegrarse al equipo de sus años mozos, Everton.

Rooney se pasó 13 años de gloria en United y es el máximo anotador en la historia del equipo, con 253 goles.

El mediocampista de United Jesse Lingard predice que Rooney tendrá una gran recepción de los hinchas: “Es una leyenda del club y siempre será bienvenido”.

___

Steve Douglas está en www.twitter.com/sdouglas80