ROMA (AP) — Un periodista italiano que afirma que ayudó a un exdiplomático del Vaticano a escribir las acusaciones de que el papa Francisco encubrió abusos sexuales en la Iglesia, también dice que lo convenció de publicarlo.

Marco Tosatti dijo que durante tres horas ayudó al arzobispo Carlo Maria Vigano a escribir, reescribir y editar su testimonio de 11 páginas, lado a lado en una mesa de su sala de estar el 22 de agosto.

Tosatti, crítico abierto del pontífice, le dijo a The Associated Press que Vigano le habló hace unas semanas para pedirle una reunión y que en ella le contó lo que se convirtió en la base de su testimonio.

El documento de Vigano afirma que Francisco sabía desde 2013 de los abusos sexuales del excardenal Theodore McCarrick, pero lo restituyó y anuló las sanciones que el papa Benedicto XVI le había impuesto.

Vigano pidió que Francisco renunciara por encubrir los crímenes de McCarrick. Sin embargo, hay mucha evidencia de que bajo los papados de Benedicto XVI y Juan Pablo II, el Vaticano también encubrió esa información.

Desde que difundió el testimonio el domingo, Vigano prácticamente no ha hablado y se desconoce su paradero. Como resultado, la versión de Tosatti es la única que se tiene de cómo surgió el documento.

Tosatti, veterano corresponsal del diario italiano La Stampa pero que ahora escribe en gran parte para blogs y periódicos conservadores, dijo que después de su reunión inicial Vigano dijo que no estaba preparado para hacerlo público.

Sin embargo, Tosatti le llamó tras el reporte del jurado investigador de Pensilvania publicado el 15 de agosto que afirma que unos 300 sacerdotes de la diócesis de Pensilvania abusaron de más de 1.000 niños a lo largo de 70 años, y que varios obispos lo habían encubierto.

“Creo que si quieres decir algo, ahora es el momento, porque todo está de cabeza en Estados Unidos”, le dijo Tosatti a Vigano, y éste accedió.

Tosatti dijo que Vigano era muy consciente de las implicaciones del documento y lo que necesitaba un diplomático de la Santa Sede para revelar secretos que había ocultado durante años.

“Los forman para morir en silencio”, dijo Tosatti de los diplomáticos de la Santa Sede. “Así que lo que hacía, lo que estaba por hacer, era algo totalmente en contra de su naturaleza”.

Con la carta en mano, Tosatti se puso a buscar medios dispuestos a publicarla en su totalidad. El pequeño diario italiano La Verita, los sitios web en inglés National Catholic Register y LifeSiteNews, y el sitio en línea en español InfoVaticana, todos conservadores o ultraconservadores y muy críticos del papado de Francisco, publicaron la carta el domingo por la mañana.

Tosatti dijo que Vigano no le dijo a dónde iría tras publicarse la carta, sabiendo que la prensa mundial intentaría hablar con él.

Cuanto Tosatti acompañó a Vigano a su puerta, se inclinó para besar el anillo de Vigano, una señal de respeto hacia los obispos católicos. “Intentó decir ‘No’. Le dije, ‘Esto no es para ti, lo hago por el papel que juegas’”, dijo Tosatti. “No dijo nada. Se fue, pero lloraba”.