CARACAS (AP) — Miembros de la policía política de Venezuela ingresaron el jueves a la vivienda del dirigente opositor Leopoldo López, quien desde el año pasado cumple una condena de varios años bajo arresto domiciliario, denunciaron su esposa y un congresista.

Lilian Tintori, esposa de López, dijo que integrantes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) entraron a la vivienda portando armas. La casa se ubica en el este de Caracas y ahí viven ambos con sus tres hijos pequeños.

"Comisión del Sebin permanece dentro de nuestra casa, sin nuestro consentimiento", dijo Tintori en su cuenta de Twitter al denunciar que la acción "lesiona los derechos de nuestros hijo" y "viola el derecho a la privacidad".

Por su parte, el congresista opositor Winston Flores dijo a The Associated Press que al menos cuatro miembros del SEBIN entraron a la casa de López y otros nueve funcionarios se quedaron afuera.

Las autoridades no han ofrecido hasta el momento comentarios sobre el hecho.

Desde que el líder del partido opositor Voluntad Popular fue trasladado en julio pasado a su vivienda para cumplir la condena de casi 14 años de prisión, las fuerzas de seguridad habían permanecido a las afueras de la casa custodiando al opositor.

La acción de la policía política coincidió con la publicación de una entrevista a López que realizó el diario estadounidense The New York Times.

Una comisión de congresistas opositores acudió a la vivienda del líder para constatar su condición.

El diputado Juan Guaidó dijo a la prensa que la acción de la policía política respondía a una represalia contra López por no avalar el acuerdo que discutieron el gobierno y la oposición en República Dominicana y por no respaldar las elecciones presidenciales que la coalición opositora objetó alegando que no reunía las condiciones electorales.

López fue detenido en febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde, a las afueras de Caracas, y un año después fue condenado a casi 14 años de prisión acusado de promover unas protestas callejeras violentas en la capital que dejaron tres muertos y decenas de heridos. El opositor y sus abogados siempre negaron las acusaciones y denunciaron que era un preso político del gobierno del presidente Nicolás Maduro.