PARÍS (AP) — La brecha entre Paris Saint-Germain y sus rivales domésticos es tan grande que cualquier otro resultado que no sea otro título de liga será una decepción para el acaudalado club.

Con un presupuesto incomparable en Francia, el PSG ha ganado cinco de los últimos cinco títulos ligueros, incluyendo el de la pasada temporada cuando logró otro triplete doméstico. Su supremacía en el fútbol francés puede perdurar por muchos años más.

La gran interrogante para la próxima temporada es si pueden dar la talla en Europa tras otra eliminación prematura en la Liga de Campeones, la última a manos del Real Madrid en los octavos de final. Desde que el consorcio catarí QSI tomó el control en 2011, el club no ha alcanzado las semifinales en la máxima cita continental.

“El objetivo es el de siempre, ganarla”, dijo el delantero brasileño Neymar sobre la Champions. “Nuestra ilusión es tener una temporada exitosa con muchos títulos y, por supuesto, poder ganar la Champions, el cual es el torneo más importante del mundo”.

Después de rumorearse que podría salir del PSG para jugar en el Madrid, apenas un año después de su fichaje récord de 222 millones de euros (260 millones de dólares), Neymar ha confirmado que se queda en la capital francesa, repitiendo el tridente ofensivo con el uruguayo Edinson Cavani y el flamante campeón mundial Kylian Mbappé.

Aparte de la adquisición del veterano arquero Gianluigi Buffon, el PSG no se abocó a otra contratación de impacto este verano. El gasto del equipo está bajo la lupa de la UEFA y se le pidió en junio generar ingresos con la venta de jugadores antes del cierre del último año financiero. El PSG procedió a vender al volante argentino Javier Pastore a la Roma por 24,5 millones de euros (28,6 millones de dólares) para balancear las cuentas que se desnivelaron con el fichaje de Neymar del Barcelona.

AL PSG, sin embargo, le sobra calidad en su actual plantilla para florearse en la liga bajo el mando del nuevo entrenador Thomas Tuchel. Pero el alemán necesitará de más recursos para poder dar el paso adelante en la Champions.

Luego del retiro de Thiago Motta y las salidas de Pastore, el lateral izquierdo Yuri Berchiche y el volante Grzegorz Krychowiak, Tuchel busca equilibrio defensivo.

“Si vamos a defender con tres atrás, necesitamos más centrales”, dijo Tuchel. “Tenemos tres centrales (Marquinhos, Thiago Silva y Presnel Kimpembe) de alto nivel. Pero tenemos que tener recaudos. Podemos hablar por horas sobre el central que me gusta. No soy un técnico que exigen jugadores, pero ya se verá lo que tenga sentido. Estoy algo inquieto por la defensa, pero todo es posible y estoy preparado para cualquier cosa”.

Tuchel firmó un contrato de dos años para reemplazar a Unai Emery, y uno de sus principales deberes será domar los egos en un equipo en el que los jugadores de fuste a menudo terminar dictando órdenes.

LA JUVENTUD DE MÓNACO

Mónaco perdió a dos jugadores clave. El volante portugués Joao Moutinho recaló en el Wolverhampton Wanderers, mientras que el delantero Thomas Lemar — integrante de la selección francesa que ganó el Mundial de Rusia — fichó con el Atlético de Madrid. Los dos fueron esenciales cuando Mónaco ganó el título de la liga en 2017.

El equipo del principado pudo retener al delantero colombiano Radamel Falcao y reclutó a varios jugadores jóvenes, destacándose el ruso Aleksandr Golovin. El volante de 22 años firmó por cinco años. Para compensar la salida de Moutinho, Mónaco adquirió al marfileño Jean-Eudes Aholou, autor de cinco goles en 35 partidos con Estrasburgo la pasada temporada.

LYON, EL TERCERO

De vuelta en la Liga de Campeones, el siete veces campeón Lyon peleará por el segundo junto a Mónaco, Marsella, Niza y Saint-Etienne.

El presidente del club Jean-Michel Aulas confía en mantener intacta la base del equipo y su grupo de atacantes, pese al interés de varios clubes europeos en el delantero francés Nabil Fekir. En la mira del Liverpool, Fekir marcó 18 goles en 30 partidos con Lyon la pasada temporada.

Lyon se reforzó en la zaga con el fichaje del lateral derecho Leo Dubois de Nantes, una de las promesas más destacadas del fútbol francés.