AP NEWS
Click to copy
Click to copy
Related topics

Aumentan tensiones entre aliados de Yemen tras ataque

August 8, 2019

SANÁ, Yemen (AP) — Un alto funcionario del asediado gobierno yemení acusó el jueves a un líder separatista del sur de “fomentar la sedición” después de que sus fuerzas se enfrentaron con tropas yemeníes cerca del palacio presidencial de Adén, en momentos en que surge preocupación por la apertura de un nuevo frente en la devastadora guerra civil del país.

En un comunicado transmitido por la agencia de noticias oficial, el ministro del interior Ahmed al-Maisari exhortó a los seguidores del líder separatista Hani Ben Braik a ignorar sus llamados de derrocar al gobierno, afirmando que “sólo busca provocar la guerra” y debilitar la campaña contra los rebeldes hutíes.

Una coalición prosaudí ha estado combatiendo a los rebeldes alineados con Irán desde 2015 para apuntalar al gobierno internacionalmente reconocido, que básicamente controla solo Adén y sus alrededores. La guerra, sin fin aparente, ha ocasionado miles de muertes y ha llevado a Yemen al borde de la hambruna.

Desde hace tiempo han existido las tensiones internar en la coalición de fuerzas norteñas que huyeron al sur durante la ofensiva de los hutíes y los sureños que otrora tenían su propio país y que ahora anhelan más autonomía o la plena independencia.

Emiratos Árabes Unidos, un importante miembro de la coalición, ha tenido sus disputas con el gobierno a quien acusa de tener nexos con la Hermandad Musulmana, una movimiento islamista regional considerado terrorista por Arabia Saudí y los Emiratos. Los EAU han estado apoyando a los separatistas y a otras facciones que batallan contra las fuerzas oficialistas.

Tales divisiones salieron a relucir el miércoles durante el entierro de un miliciano respaldado por los EAU que murió en un ataque con cohetes perpetrado por los hutíes la semana pasada. Tras el entierro en un cementerio, los partidarios del miliciano marcharon hacia el palacio presidencial y combatieron contra los soldados apostados allí. Por lo menos uno de los guardias presidenciales murió y otras cuatro personas, entre ellas dos civiles, resultaron heridas.

Los combates se reanudaron el jueves y otras dos personas resultaron heridas, entre ellas un niño, dijo una fuente militar. Agregó que guardias presidenciales frente al Banco Central también intercambiaron disparos con hombres armados, al parecer separatistas.

Ben Braik, vicepresidente del llamado Consejo Transicional del Sur, ha llamado a derrocar al gobierno acusándolo de apoyar a la Hermandad Musulmana.

El ministro al-Maisari dijo que el gobierno recibió garantías de Arabia Saudí y de los EAU de que se oponen a esas acciones de los separatistas.

Arabia Saudí no ha comentado la reducción de tropas, pero ha adoptado una línea mucho más dura hacia los separatistas que después de una erupción similar de violencia en enero de 2018. Después de los enfrentamientos del miércoles, tropas y vehículos blindados saudíes se desplazaron para proteger el palacio presidencial y evitar nuevos actos de violencia.

“El año pasado, Arabia Saudí no adoptó la misma postura clara y firme hacia el Consejo de Transición del Sur. Por el contrario, contuvo la situación tranquilamente detrás de las cortinas”, dijo Farea al-Muslimi, investigadora del centro de estudios Chatham House en Londres.

“Si miras los canales de televisión (de propiedad saudí), la forma en que están hablando ahora sobre el Consejo de Transición no es diferente de la forma en que lo hacen con los hutíes”, agregó.

___

Elhennawy reportó desde El Cairo.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.