BONN, Alemania (AP) — Una conferencia internacional sobre la lucha contra el cambio climático terminó el viernes con avances en varios detalles clave del Acuerdo de París de 2015. Las dos semanas de negociaciones se centraron en temas como la transparencia, la asistencia financiera para países pobres y cómo seguir subiendo los objetivos de los países para limitar las emisiones de dióxido de carbono.

"Hemos progresado bastante en los temas relacionados con el Acuerdo de París y vamos en buen camino para concluir nuestras tareas dentro del plazo fijado", expresó el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, a diplomáticos horas antes de que concluyera la conferencia en Bonn, Alemania.

Bainimarama, quien presidió el evento, tuvo la difícil tarea de conciliar las posiciones a veces contradictorias de los países ricos y pobres, especialmente en lo que concierne a lo que cada país considera necesario para combatir el calentamiento global.

Los firmantes del Acuerdo de París quieren mantener el aumento del calentamiento global bien por debajo de los 2 grados centígrados (2,6 Fahrenheit) para final de siglo.

La delegación estadounidense jugó un papel mayormente constructivo durante la conferencia, según los expertos, a pesar de la amenaza de Estados Unidos de abandonar el Acuerdo de París.

Aunque un grupo de norteamericanos, encabezado por el asesor de la Casa Blanca George David Banks, recibió críticas por organizar ahí mismo un evento promocionando la industria del carbón, otro grupo de expertos estadounidenses más experimentados se abocaron a la tarea de negociar temas climáticos, dijo Elliot Diringer, veterano de ese tipo de encuentros.

"Es un equipo más pequeño pero fuerte", dijo Diringer, vicepresidente ejecutivo del Centro para Soluciones Climáticas y Energéticas (Center for Climate and Energy Solutions), un grupo académico con sede en Washington. "A todas luces han estado desempeñando un rol constructivo en la sala de conferencias, promoviendo las mismas posiciones que antes".

Grupos ambientalistas se expresaron desilusionados porque la canciller alemana Ángela Merkel no anunció una fecha en la que su país dejará de usar el carbón, una fuente importante de emisiones de gas de efecto invernadero, a pesar de que otras naciones como Canadá y Gran Bretaña se comprometieron descontinuarlo.

Las esperanzas están centradas ahora en el presidente francés Emmanuel Macron, que será anfitrión de una cumbre climática en París el mes entrante con motivo del segundo aniversario del pacto.

Durante el próximo año se celebrarán más conversaciones de bajo nivel para presentar a los jefes de gobierno los borradores finales para su aprobación en la próxima cumbre climática en Katowice, Polonia.

___

Frank Jordans está en: http://www.twitter.com/wirereporter