COLUMBIA, Carolina del Sur, EE.UU. (AP) — Dos empleados de una funeraria en Carolina del Sur están acusados de profanar restos humanos por dejar que un cuerpo se descompusiera en una sala sin refrigeración durante casi tres años, informaron las autoridades.

Lawrence Robert Meadows y Roderick Mitchell Cummings debieron cremar a Mary Alice Pitts, de 63 años, después de su funeral en marzo de 2015, pero en su lugar colocaron su cadáver en una sala cerrada bajo cobijas y lo rodearon de aromatizantes de ambiente, informaron las autoridades. Un jurado investigador levantó cargos en su contra.

El forense dijo que el cuerpo de Moore estaba en tal estado de descomposición cuando lo encontraron en febrero en la funeraria First Family en Spartanburg, que se tardaron dos semanas en identificarlo.

Registros estatales demostraron que ninguno tenía una licencia vigente para dirigir una funeraria.