BAGDAD (AP) — Un popular clérigo chií en Irak exhortó el jueves al parlamento a debatir sobre las protestas en la ciudad de Basora contra el desempleo y la falta de servicios públicos.

El clérigo Muqtada al-Sadr, en un discurso televisado, dijo que el parlamento debe discutir la situación a más tardar el domingo y que el primer ministro y otros funcionarios deben asistir o de lo contrario renunciar.

Nueve civiles han muerto desde inicios de mes en los enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, según la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Irak. Añadió que otros 93 civiles y 18 efectivos de las fuerzas de seguridad han resultado heridos.

Los partidarios del clérigo obtuvieron la mayoría de los escaños en las elecciones nacionales realizadas este año, pero las diversas facciones políticas no han podido ponerse de acuerdo para formar gobierno.

Las autoridades tuvieron que cerrar el puerto de Um Qasr en el Golfo Pérsico debido a temores de sabotaje, dijo un funcionario de la empresa portuaria estatal.

La fuente, que pidió no ser identificada, no especificó cuándo se reanudarán las operaciones allí.

El brigadier general Saad Maan, portavoz del ministerio del Interior, anunció un toque de queda en Basora a partir de las 3 de la tarde debido a "datos que apuntan a posibles ataques contra dependencias del gobierno". El gobierno ha reconocido que las demandas de los manifestantes son legítimas y atribuye la violencia a saboteadores.

Desde julio los habitantes de Basora y de otras partes del sur de Irak, una región de fuerte presencia chií, han estado protestando por la corrupción, el desempleo y la falta de servicios públicos. Esta semana estallaron enfrentamientos en que varios civiles y policías murieron. El primer ministro Haider al-Abadi ha ordenado una investigación sobre la violencia.

Basora es la segunda provincia más grande de Irak y donde se encuentra el 70% de las reservas petroleras del país.

___

El corresponsal de la AP Nabil al-Jurani contribuyó con esta nota desde Basora.