AUGUSTA, Georgia, EE.UU. (AP) — Una excontratista del gobierno estadounidense que se declaró culpable de filtrar un informe secreto a un medio periodístico fue condenada el jueves a más de cinco años de prisión como parte de un acuerdo con la fiscalía.

Reality Winner, de 26 años, se declaró culpable en junio de transmitir información que afecta la seguridad nacional. La antigua traductora de la Fuerza Aérea trabajaba en una oficina de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Augusta, Georgia, cuando imprimió un informe secreto que sacó del edificio oculto bajo su ropa interior. Winner dijo al FBI que envió el documento a un medio periodístico online.

Vestida con uniforme naranja de presidiaria, engrillada de pies y manos, Winner dijo en el tribunal que asumía la responsabilidad por “un error innegable que cometí”.

Las autoridades no identificaron el medio periodístico. Pero el Departamento de Justicia informó del arresto de Winner en junio de 2017 el mismo día que la página The Intercept informó sobre un documento secreto de la NSA. Se refería a los esfuerzos del gobierno ruso por infiltrarse en un proveedor de programas de votación en Florida y los informes de las autoridades electorales antes de la elección presidencial de 2016. El informe de la NSA llevaba fecha del 5 de mayo, la misma que la del documento filtrado por Winner.

Las agencias de inteligencia estadounidenses confirmaron luego la injerencia rusa.

La sentencia dictada por el juez federal J. Randal Hall fue la del acuerdo entre la defensa de Winner y los fiscales, que recomendaron una pena de cinco años y tres meses.

El fiscal Bobby Christine dijo a la prensa que es la pena más larga que se haya impuesto por filtrar información secreta a la prensa. La filtración perjudicó la seguridad nacional al revelar “fuentes y métodos”, acotó.