MADRID (AP) — El comienzo de una nueva era en el Real Madrid comenzó de manera alentadora al vencer el domingo 2-0 al Getafe en el arranque de la temporada de la Liga española.

Llamado a tener un perfil más protagónico tras la salida de Cristiano Ronaldo, Gareth Bale apareció a los 51 minutos con un fuerte remate dentro del área para sellar el triunfo. El lateral Dani Carvajal puso adelante a los merengues con un remate de cabeza bombeado a los 19.

Fue el primer partido liguero del Madrid sin Cristiano en sus filas. Máximo goleador en la historia del club, con 451 tantos en nueve años, el astro portugués fichó con la Juventus el mes pasado.

También en el banquillo comienza una era diferente con Julen Lopetegui como responsable tras la renuncia del francés Zinedine Zidane, estratega con el que los merengues ganaron las tres últimas Ligas de Campeones de clubes de Europa.

"Nos gustan los jugadores que tenemos, tienen calidad”, comentó Lopetegui. “Los que no están nuestro cariño y admiración".

En este partido, el ataque quedó en manos de Bale, el francés Karim Benzema y el joven extremo Marco Asensio, quienes trataron de cubrir el boquete que quedó tras la salida de Cristiano y al menos en esta prueba lograron el objetivo al ser protagonistas en los tantos.

Getafe ofreció poca resistencia en el campo del Santiago Bernabéu, donde las principales incursiones de peligro de los anfitriones llegaron desde las bandas con desbordes de Bale y Asensio.

El primer tanto surgió tras un desborde de Bale, sacando un centro por la banda izquierda que fue rechazado por el arquero David Soria cuando Benzema preparaba el remate de cabeza. Pero para su mala fortuna mandó el balón en dirección a Carvajal, quien únicamente tuvo que apuntar el frentazo a la red para abrir el marcador.

Bale amplió la ventaja con una de las primeras incursiones del complemento, cuando Asensio sacó una diagonal que fue desviada por la zaga y el baló quedó para Bale, quien sacó un zurdazo que se anidó en el fondo para hacer más congruente el marcador con lo mostrado en el campo.

“Era muy importante iniciar bien y con buenas sensaciones”, dijo Asensio al finalizar el encuentro. “Este es el camino para llegar lejos en esta liga y hoy hemos hecho un gran partido”.

En su comienzo como estratega Lopetegui movió piezas al esquema habitual con el que Zidane figuró con el equipo al arrancar sin el croata Luka Modric, el mejor jugador del Mundial de Rusia, el brasileño Casemiro y el francés Raphael Varane, titulares regulares en el curso pasado.

"Queremos que el equipo ataque y defienda bien. Que no encaje goles. Hoy arrancamos, pero queda todo por delante”, resaltó Lopetegui. “Tenemos que seguir mejorando porque tenemos, en una semana, un partido muy exigente en Girona".

En otros resultados, Huesca se bautizó en la Liga y lo hizo con el pie derecho al vencer 2-1 a Eibar.

El pequeño club del noreste de España solo necesitó cinco minutos para anotar su primer gol de la historia en la máxima división, obra del volante Alex Gallar después de una jugada en la que se sacó la marca de dos defensores y definió.

Gallar rubricó el segundo tanto a los 40 en el cobro de un tiro libre. Su intento fue servir un centro por el área, pero nadie pudo despejarlo y el balón se anidó en el fondo. Gonzalo Escalante descontó para los locales a los 69 minutos.

Huesca, dirigido por el técnico argentino Leo Franco, había jugado un total de ocho temporadas en la segunda división para después conseguir avanzar a primera al terminar en el segundo sitio de la tabla en la temporada pasada. Los otros equipos que ascendieron para esta campaña son: Valladolid y Rayo Vallecano.

El debut del Rayo en la temporada fue amargado por el visitante Sevilla al encajar un goleada 4-1. El portugués André Silva firmó una tripleta para el cuadro andaluz, que se adelantó a los 15 minutos con el tanto del argentino Franco Vázquez. Valladolid, por su parte, igualó 0-0 contra Girona el viernes.