GINEBRA (AP) — La “familia” del deporte olímpico atraviesa un periodo de turbulencia, un año después de los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

Una serie de reportes críticos hacia los organismos rectores del deporte mundial, ha manchado más la imagen de la FIFA en el fútbol, de la FINA en la natación y de la AIBA en el boxeo durante la última semana.

El denominador común está en las acusaciones de malos manejos financieros para conservar el poder y la influencia en el mundo de las organizaciones deportivas, que suele involucrar viajes en primera clase, hoteles de cinco estrellas y acceso a distintos líderes políticos.

Hay acusaciones de enriquecimiento ilícito que apuntan a una estrella en ascenso dentro del Comité Olímpico Internacional, el exvelocista Frankie Fredericks. La semana pasada, la IAAF, rectora del atletismo, suspendió a Fredericks de su comité directivo, mientras investiga el pago de 300.000 dólares a su empresa en una fecha de 2009 en la que Río fue elegida como sede de los Juegos de 2016.

Fredericks niega que haya realizado actos indebidos.

El estado de las finanzas de la AIBA llevó a que su comité ejecutivo emitiera un voto de censura contra el presidente Ching-Kuo Wu, exintegrante de la junta, quien niega los reportes de que la organización está en riesgo de quiebra en vista de que varios inversionistas exigen la devolución de su dinero.

Otro miembro de la junta del COI, Patrick Hickey, se impuso una suspensión a sí mismo, por un periodo de 11 meses, desde que se le arrestó en Río por sus presuntos vínculos con la reventa de boletos para las competiciones deportivas.

El COI aprobó en 2014 una resolución en la que instó a las organizaciones deportivas a comprometerse con una mejor supervisión. El organismo se negó a emitir comentarios sobre los problemas que rodean a distintos dirigentes.

___

FIFA

El vicepresidente de la FIFA, Ángel María Villar, se encuentra en una cárcel en España, donde enfrenta una serie de acusaciones de corrupción.

Villar, quien ha liderado durante 29 años la Federación Española de Fútbol, figuró entre cuatro personas arrestadas este mes, incluido su hijo. Gorka Villar, quien fue asesor de las reformas de la FIFA en 2015, se habría beneficiado de convenios vinculados con partidos amistosos que involucraron a la selección española.

La máxima autoridad deportiva de España suspendió el martes a Villar por un año. El comité de ética de la FIFA no ha anunciado medidas al respecto.

Villar es el segundo miembro del Consejo de la FIFA vinculado este año con presuntos actos ilícitos. El jeque kuwaití Ahmad al-Fahad al-Sabah, miembro del COI, fue implicado en abril por un documento de una corte federal en Brooklyn. Supuestamente, financió sobornos a dirigentes del fútbol asiático mediante cuentas del Consejo Olímpico de ese continente, que estaba bajo su dirección.

El jeque afirma que es inocente, pero renunció a la FIFA días después.

___

FINA

El primer vicepresidente del organismo mundial de la natación es Husain al-Musallam, también de Kuwait y antiguo asesor del jeque Ahmad.

Al-Musallam fue reelegido el sábado sin oposición por los miembros de la FINA, pese a que se le ha identificado como uno de los tres orquestadores del caso en Brooklyn.

La FINA dio el visto bueno a la candidatura de al-Musallam, al considerar que, de acuerdo con sus reglas, “no había un caso al que responder”.

Ante una corte federal en Brooklyn, un miembro del panel de auditoría de la FIFA, originario de Guam, admitió que había recibido sobornos por cientos de miles de dólares para apoyar los intereses de Kuwait en las altas esferas del fútbol.

Al-Musallam y el jeque Ahmad son todavía, respectivamente, miembro y presidente de la Comisión de Solidaridad Olímpica del COI. Ese grupo tiene un presupuesto de 500 millones de dólares para apoyar a organizaciones y atletas de cara a los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio.

___

AIBA

La organización boxística suele estar en conflicto. Esta semana, su presidente Wu enfrentó una rebelión de otros dirigentes, quienes le reprocharon su “inclinación a crear una falsa narrativa en la prensa”.

Los diarios The New York Times y The Guardian señalaron que la AIBA no puede pagar dinero que inversionistas de Azerbaiyán y China habían aportado a filiales del boxeo profesional.

Wu prometió dar a los miembros de la AIBA un panorama financiero completo, así como organizar un congreso especial en unos meses.

El año pasado, el COI retiró los ingresos que correspondían a la AIBA por los Juegos Olímpicos. El miércoles, el organismo olímpico indicó que “busca más información, a fin de determinar si se requieren otras medidas”.

___

IAAF

Aunque Fredericks está debajo de la lupa desde marzo, no fue sino hasta la semana pasada que la organización con sede en Mónaco lo suspendió.

En su decisión, se explicó que Fredericks quiere conservar su asiento en el consejo de la IAAF, aunque accedió a mantenerse al margen del Mundial que se realizará en agosto. Fredericks, cuatro veces medallista olímpico, continúa como miembro del COI, aunque no tiene un papel activo en las investigaciones.

Fue miembro de la junta del COI en la época en que se votó a Río como sede olímpica. Su empresa aceptó un pago de 300.000 dólares, supuestamente originado en un empresario brasileño.

Fredericks dijo que el pago correspondió a un convenio de consultoría con el hijo de Lamine Diack, quien en 2009 era presidente de la IAAF y miembro del COI. La familia de Diack es investigada por fiscales franceses.

___

COI

Fredericks y Hickey figuraron entre los pocos miembros del COI que se ausentaron de una reunión realizada este mes en Lausana, Suiza. Durante el encuentro, se analizaron las candidaturas para los Juegos Olímpicos de 2024 y 28.

Hickey ha permanecido en Irlanda, donde trata de limpiar su nombre desde diciembre, cuando se le permitió salir de Brasil para recibir tratamiento médico. La Asociación de Comités Olímpicos Nacionales, encabezada por el jeque Ahmad, prestó 430.000 dólares a Hickey para pagar el dinero de su fianza.

Tal vez esas ausencias eran esperadas. Más sorpresiva resultó la decisión del jeque Ahmad, quien no asistió a las presentaciones de los proyectos por parte de impulsores de las candidaturas de París y Los Ángeles.

El integrante de la realeza kuwaití es considerado un aliado clave en las votaciones del COI, en parte porque lidera la Asociación con sede en Lausana. Se desconoce si, desde la audiencia en Brooklyn, ha viajado a Suiza, donde los fiscales federales trabajan desde hace tiempo en una investigación sobre la FIFA.