MEXICO (AP) — Revivir el drama de los mineros chilenos que pasaron casi 70 días atrapados a cientos de metros bajo tierra en la película "Los 33" fue un honor para Lou Diamond Phillips y Kate del Castillo.

"Como actores solemos representar a héroes y es un honor representar a héroes verdaderos", dijo Phillips el lunes en una conferencia de prensa en la Ciudad de México en la que también participaron el español Mario Casas, el colombiano Juan Pablo Raba y el brasileño Rodrigo Santoro.

"La verdadera prueba de tu carácter es cuando enfrentas adversidades y puedes mantener tu dignidad, tu fe, eso es lo que hicieron, no sólo estos hombres, sino sus familias, esta es la inspiración de esta película, no las actuaciones o el hecho de que sea para la gran pantalla, sino el hecho de que personas reales vivieron esto y sobrevivieron", agregó.

Dirigida por la realizadora mexicana Patricia Riggen, la cinta se estrena el jueves en México. En Chile se estrenó a principios de agosto para conmemorar el quinto aniversario de la odisea que vivieron los mineros en 2010. A Estados Unidos llegará en noviembre.

Del Castillo hace el papel de Katty Valdivia, la esposa del minero Mario Sepúlveda "Súper Mario", interpretado por Antonio Banderas en el filme, y quien se volvió una figura conocida mundialmente como el líder del grupo de los 33 mineros.

La actriz mexicana señaló que durante el rodaje en el desierto de Atacama, donde actuó junto a la francesa Juliette Binoche, la mexicana Adriana Barraza y la chilena Coté de Pablo, tuvo la oportunidad de convivir con las familias de los mineros, quienes actuaron como extras reviviendo la lucha en el Campamento Esperanza que se montó fuera de la Mina San José, adonde llegaron periodistas de todo el mundo para transmitir por televisión el inédito rescate de los mineros.

"Todos ellos habían estado ahí realmente, los extras (son los) mejores actores que he conocido en mi vida porque todo eso lo vivieron ellos. Es una película muy emocionante y para mí fue muy importante conocer a todas estas familias", dijo Del Castillo.

"Creo que está muy bien representada la mujer latina en la película", añadió. "Sin duda, Patricia hizo un casting increíble y le puso toda la garra que tenemos las mujeres cuando tenemos familia y cuando amamos, porque se trata del amor, esto es lo que saca adelante a estas familias".

A pesar de retratar una historia latinoamericana con un elenco principalmente latino, la película está hablada en inglés, pero para Del Castillo esto es una ventaja.

"Se habría quedado muy chiquita, si hubiera sido en español se habría quedado nada más en Chile o Latinoamérica y creo que es una película que vale la pena porque como dice Pablo (Casas) habla de la raza humana", dijo.

Phillips, quien interpreta a Luis Urzua "Don Lucho", el jefe de personal que quedó atrapado con los mineros, reconoció que la película de los estudios 20th Century Fox es un ejemplo de una nueva mirada del cine estadounidense a la región.

"No creo que la gente latinoamericana haya cambiado, creo que la percepción de Hollywood sobre la gente latinoamericana ha cambiado", dijo el actor de cintas como "La bamba" y "The Big Hit". "Finalmente estamos llegando a un punto en el que los cineastas, directores y guionistas de Hollywood están siendo más específicos, los puertorriqueños tienen experiencias diferentes a los mexicanos y a los chilenos o los brasileños, y por mucho tiempo pintaban a todos iguales".

El filme comienza con un grave recordatorio de las duras condiciones en las que trabajan los mineros del mundo al señalar que unos 12.000 mueren cada año en accidentes. En México aún pesa el recuerdo de la tragedia de la Mina de Pasta de Conchos, en el estado norteño de Coahuila, donde 65 mineros quedaron atrapados por una explosión en 2006 y no pudieron ser rescatados vivos. Hasta ahora sólo se han recuperado dos cadáveres.

"Me da mucha tristeza que en México pasó lo mismo, nada más que a ellos sí los dejaron morir, es terrible", dijo Del Castillo.