NUEVA YORK (AP) — Edgar Martínez se cotiza en alza en la votación para el Salón de la Fama, propulsado 13 años después de su último swing gracias a los análisis estadísticos y una fuerte campaña a su favor.

El porcentaje de votos recibidos por el puertorriqueño se ha duplicado con respecto a 2015 y el año pasado, y se estima que rozará el 75 por ciento necesario para ser elegido cuando el resultado de la votación de este año sea anunciado el miércoles. Podría convertirse en el segundo miembro del Salón de la Fama que se desempeñó como bateador designado durante la mayor parte de su carrera.

“Creo que es como es el caso de los lanzadores relevistas: una vez que empiezan a entrar los primeros, la gente tiene que aceptar el hecho de que son parte del juego hoy en día”, comentó Tracy Ringolsby de MLB.com y quien votó por Martínez por primera vez este año. “No puedes pasarles por alto. Tienes que considerarlos”.

Martínez recibió un 25,2 por ciento en 2014, cuando Frank Thomas se convirtió en el primer jugador elegido tras pasar la mayor parte de su carrera como designado, una posición que se creó en 1973. Martínez subió al 27 por ciento al año siguiente, a 43,4 por ciento en 2016 y 58,6 por ciento el año pasado. Aparece en el 77 por ciento de las 226 papeletas recabadas por Ryan Thibodaux en su conteo de votos.

Chipper Jones, Jim Thome y Vladimir Guerrero asoman como abrumadoras selecciones. Trevor Hoffman también podría entrar tras quedarse corto por muy poco el año pasado.

Tanto Roger Clemens como Barry Bonds se encuentran en un 63,6 por ciento en la sexta aparición en la papeleta para ambos. Se trata de un incremento de 4 y 3 por ciento con respecto a lo que habían recibido en el conteo previo el año pasado, cuando Clemens quedó con 54,1 por ciento y Bonds con 53,8.

Las posibilidades de Martínez han tenido la ayuda de Ryan M. Spaeder, un fanático de 28 años de Virginia que envió análisis estadístico a unos 250 votantes. Esta es la novena de las 10 apariciones que Martínez puede tener en la papeleta de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

“Ahora contamos con herramientas para evaluar a jugadores que no teníamos hace 10 años y ahora es fácil comparar a Edgar no solo con otros bateadores designados, sino que con otros bateadores tanto de su propia era y todas las eras”, señaló Jayson Stark, ex reportero de ESPN. “Está a la altura de todo el mundo”.

Siete veces seleccionado para el Juego de Estrellas, Martínez fue un designado en 1.412 de sus 2.055 partidos de temporada regular. Durante una carrera de 18 años en las mayores, solo con Seattle, ganó dos títulos de bateo en la Liga Americana y terminó con un promedio de .312 y 309 jonrones.

Paul Molitor, elevado a Cooperstown en 2004, fue designado en 1.174 de 2.683 juegos. Thomas lo hizo en 1.310 de 2.322.

"La gente tiene una perspectiva distinta sobre el designado y están prestando más atención a la sabermetría y tomando en consideración todos esos números, y eso parece que está ayudando”, comentó Martínez el año pasado.

Seattle distribuyó un panfleto de 15 páginas repasando su carrera para los votantes. Spaeder comparó a Martínez con otros miembros de Cooperstown, destacando que su porcentaje de embasado (.418) fue superior al de Stan Musial, su OPS (.933) está por encima al de Frank Robinson y que su slugging (.515) fue mejor al de Willie McCovey.