GANGNEUNG, Corea del Sur (AP) — La jugadora canadiense de hockey sobre hielo Jocelyne Larocque se disculpó el viernes por haberse quitado la medalla de plata que le habían colocado en el cuello segundos antes en los Juegos Olímpicos de Invierno.

Larocque, quien vivió su segunda experiencia olímpica, no se volvió a poner la presea, sino que la sostuvo en una mano durante la ceremonia de premiación, luego que Canadá cayó por 3-2 ante Estados Unidos en penales el jueves.

Las canadienses habían ganado cuatro medallas de oro en forma consecutiva en el hockey.

La defensora del equipo emitió un comunicado mediante la delegación de su país. En esta declaración, se disculpó ante el Comité Olímpico Internacional, la Federación Internacional de Hockey, el Comité Organizador de Pyeongchang 2018, el Comité Olímpico Canadiense, la federación de hockey de su país, sus compañeras y el público. Negó que haya tenido la intención de faltarle al respeto al alguien, y simplemente afirmó que se dejó llevar por sus emociones.

“Por favor, entiendan que éste era un momento que yo desearía haber borrado”, comentó. “Me tomo muy en serio ser un modelo de conducta para las niñas y representar a nuestro país. Mis actos no demostraron los valores de nuestro equipo, de mí misma o de mi familia, y por eso quiero decir que lo siento de verdad”.

Melody Davidson, gerente general de los programas de selecciones nacionales de Canadá, dijo que ha hablado con Larocque, quien le aclaró que no quiso mostrarse irrespetuosa.

“Ella está muy arrepentida y asume la responsabilidad por su error”, indicó Davidson. “Las emociones son intensas en los Juegos Olímpicos, y nunca más que en un partido por la medalla de oro. Sin embargo, esperamos en todo momento que nuestros programas actúen de manera profesional y demuestren deportivismo. Quiero felicitar a Estados Unidos por su victoria”.