AUSTIN, Texas, EE.UU. (AP) — Las autoridades de bienestar infantil de Texas abrieron el jueves una investigación por maltrato y descuido con relación a reportes que surgieron la semana pasada sobre un niño migrante que murió tras ser liberado de un centro de retención del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

El anuncio del jueves se produjo horas después de que funcionarios estatales parecían estar frustrados durante una audiencia pública con legisladores, al asegurar que los abogados de inmigración que hicieron las acusaciones aún no han proporcionado el nombre del menor.

Horas después, el Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas indicó que habían recibido la identidad necesaria para iniciar una pesquisa.

Se trata de la 52da investigación por maltrato infantil y negligencia en un centro de Texas que alberga niños migrantes desde diciembre. Ninguna de las 40 investigaciones concluidas hasta la fecha ha sido corroborada por investigadores estatales para la protección de menores, mientras que las otras pesquisas siguen en curso.

El reporte de la muerte de un niño que dejó el centro de retención familiar del ICE en Dilley, Texas, se propagó en las redes sociales e incrementó el debate sobre la inmigración y la campaña del gobierno del presidente Donald Trump en la frontera con México. Pero los detalles han sido pocos, y tanto funcionarios de Texas como del ICE habían dicho que necesitaban el nombre del niño y detalles a fin de revisar a fondo los informes.

El Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas señaló que finalmente recibió un nombre después que el comisionado de la agencia, Hank Whitman, realizó una petición pública el jueves por la mañana a abogados de la familia durante una reunión del comité de la Cámara de Representantes de Texas.

"Si él afirma que un niño ha sido lastimado o murió por lesiones en ese lugar, yo voy a asignar a mis agentes de inmediato”, declaró Whitman, "Necesito saber el nombre de ese menor para poder investigar eso a fondo".

La familia del niño está siendo representada por el despacho Arnold & Porter, con sede en Washington, el cual informó que está cooperando con las autoridades de Texas.