BOGOTÁ (AP) — El presidente Juan Manuel Santos firmó este lunes una ley que permitiría el sometimiento de grupos ilegales, especialmente de la red de narcotraficantes del Clan del Golfo.

El objetivo de esta ley será someter a la justicia a los criminales. Según Santos, apenas se sancione, arrancarán operaciones.

“Vamos a iniciar este proceso de forma coordinada entre el gobierno y la Fiscalía para recibir a los miembros de esta organización.... Creo que ese es un paso muy importante para la seguridad y la tranquilidad del país porque, al fin y al cabo, esta es la organización criminal que más daño ha venido haciendo en los últimos tiempos “, agregó.

El presidente dijo también que esta ley será clave para el futuro del país y permitirá seguir cumpliendo los acuerdos de paz que en 2016 se firmó con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). “Esta ley permite la aplicación del derecho penal de forma colectiva y su principal objetivo es garantizar la terminación del actuar delictivo de las organizaciones criminales a través de dos estrategias: una, fortalecer las normas y mecanismos para enfrentar de manera más efectiva, y más contundente a la delincuencia organizada”.

Horas después, el ejército colombiano señaló en un comunicado que once miembros del Clan del Golfo, entre ellos dos mujeres, fueron capturados entre el domingo y la madrugada del lunes en una zona de la población de Caucasia, Antioquia. Entre los capturados se encuentra alias “Lalo”, de 39 años, líder esta estructura urbana del grupo, quien “sería el encargado de ordenar la ejecución de homicidios selectivos en los municipios de Cáceres, Caucasia y Tarazá,”, señala la misiva.

A los detenidos se les decomisaron varias armas de fuego, siete granadas de fragmentación, abundante munición para las mismas y documentación importante para la inteligencia militar.

El Clan del Golfo, liderado por Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", es el cártel más importante de Colombia y surgió hace una década cuando miembros de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia no quisieron acogerse a una desmovilización que propuso el gobierno. Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por la captura de “Otoniel”.