COPENHAGUE (AP) — Un buque equipado con un extenso brazo mecánico llegó a costa ártica de Noruega a fin de tratar de sacar del mar a un helicóptero ruso que cayó allí con ocho personas a bordo.

No queda claro cuándo se podrá extraer la nave, indicó William J. Bertheussen, de la Agencia de Investigación de Accidentes de Noruega. Añadió que varios factores podrían entorpecer la misión, como el mal clima o la oscuridad. En esta época del año la oscuridad dura 20 horas diarias en esa región, frente al archipiélago de Svalbard.

Hasta ahora solo se ha podido sacar un cadáver de los restos del helicóptero, un Mi-8, a casi 210 metros (685 pies) de profundidad.

El helicóptero con cinco tripulantes y tres miembros del Instituto para Investigaciones del Ártico y la Antártida ruso se estrelló el jueves, cerca del poblado de Barentsburg.