CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — Tras 13 horas de cirugía, médicos guatemaltecos lograron separar el lunes a unas hermanas siamesas de dos meses de edad que nacieron unidas por el pecho y abdomen.

Graciela Esmeralda y Esmeralda Angely Martínez nacieron el 10 de agosto en un hospital de Jalapa, al sureste del país, y tras alcanzar el peso deseado fueron sometidas a cirugía, informó el Hospital Roosevelt.

Según la Dirección de Comunicación del lugar, tras la separación las niñas fueron sometidas a cirugías individuales de reconstrucción de órganos, que demorarán varias horas más.

El Hospital informó que un equipo de más de 70 cirujanos pediatras, especialistas, enfermeras y asistentes participaban de la cirugía inicial, que podía durar unas 20 horas. Las niñas compartían el hígado y parte del estómago.

El Hospital Roosevelt ha realizado dos operaciones de separación previamente. En 2006 operó a “Las Angelitas”, dos pequeñas que nacieron unidas por el pecho. Tras la separación una de ellas falleció por problemas del corazón. El segundo caso es el de “las Rositas”, que nacieron unidas por el área genital y fueron separadas en 2014. Ambas sobrevivieron.

Los siameses son gemelos que nacen unidos por alguna parte de su cuerpo y comparten algún órgano. Esta condición se da en su mayoría en pacientes femeninas. Según estudios solo 18% del total de los siameses nacidos sobrevive más de 24 horas.