WASHINGTON (AP) — El presidente estadounidense Donald Trump y el líder del bloque demócrata en el Senado, Chuck Schumer, se reunieron el viernes por la tarde en un esfuerzo de última hora para evitar una parálisis presupuestaria, mientras Washington se encuentra marcadamente dividido y trabado en una confrontación sobre el gasto federal y una solución legislativa que proteja de la deportación a unos 700.000 migrantes jóvenes.

Los dos neoyorquinos, que se enorgullecen de sus habilidades por llegar a acuerdos, salieron de la reunión en la Casa Blanca sin un acuerdo, y republicanos y demócratas en el Congreso siguieron culpándose unos a otros mientras se agota el plazo de la medianoche.

"Hemos logrado algunos avances, pero aún tenemos un buen número de desacuerdos", reconoció Schumer ante los medios a su regreso al Capitolio.

Conforme las noticias de la reunión de Schumer se propagaban, la Casa Blanca buscó asegurar a los líderes republicanos en el Congreso que Trump no haría ninguna concesión importante de políticas, dijo una persona al tanto de las conversaciones pero que no tenía autorización para ser citado por su nombre.

El líder republicano en el Senado, John Cornyn, de Texas, indicó que Trump le dijo a Schumer que resolviera el asunto con McConnell y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.

"La pelota está del lado de la cancha del senador Schumer", subrayó Cornyn.

Los senadores demócratas han notificado que dilatarán un proyecto de ley de financiación gubernamental de cuatro semanas que fue aprobado por la Cámara de Representantes el jueves en la noche. Eso los expondría a ser culpados de un cierre del gobierno, pero ellos a su vez responsabilizan a los republicanos.

“Ellos son los que mandan”, dijo Schumer el viernes al entrar a su oficina en el capitolio. “No hablan con nosotros. Están totalmente paralizados, son ineptos. No hay con quién negociar”.

Los republicanos, que controlan por estrecho margen la cámara alta, alegan que son los demócratas quienes tienen secuestrado al gobierno con sus peticiones de proteger a los "dreamers", como se les conoce a los jóvenes que llegaron siendo niños a Estados Unidos sin autorización legal.

___

Los periodistas de The Associated Press Jill Colvin y Catherine Lucey contribuyeron a este despacho.