SEMBALUN, Indonesia (AP) — Varios sismos potentes mataron el domingo a al menos 12 personas en las islas indonesias de Lombok y Sumbawa mientras la región intentaba recuperarse de un terremoto que se cobró cientos de vidas antes este mes.

Un temblor poco profundo de magnitud 6,9, registrado alrededor de las 22:00, fue uno de los múltiples movimientos telúricos que sacudieron el noreste de Lombok y provocaron deslaves. A este le siguieron varias réplicas potentes.

Al menos 10 personas fallecieron en las islas de Lombok y Sumbawa por el colapso de edificios o ataques cardiacos, dijo el vocero de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho. Dos personas perecieron en otro sismo de magnitud 6,3 que sacudió Lombok antes en el día.

Más de 1.800 casas sufrieron daños, que fueron graves en al menos la mitad de los casos, agregó.

La oleada de temblores sembró el pánico en el subdistrito de Sembalun, que se ubica a los pies del Monte Rinjani, en Lombok, donde muchos ya se alojaban en carpas tras el letal terremoto de agosto de 2018 y sus cientos de réplicas. En Sumbawa, un vecindario se vio envuelto en un incendio que se originó en una casa caída.

El director de la Agencia de Meteorología y Geofísica de Indonesia, Dwikorita Karnawatim, dijo que los edificios que se mantienen en pie han sufrido repetidas tensiones, y las autoridades instaron a la población a evitar tanto las laderas de las montañas como los inmuebles dañados.

El sismo del domingo en la noche tuvo lugar en una falla distinta y no fue una réplica del de magnitud 7.0 registrado el pasado 5 de agosto, que causó 460 muertos, dañó decenas de miles de viviendas y desplazó a varios cientos de miles de personas.

El movimiento telúrico, que duró entre cinco y 10 segundos, se dejó sentir también en la vecina isla de Bali y en lugares más alejados como Java Oriental y Makassar, en Sulawesi.

Otros temblores ocurridos el domingo provocaron deslaves en Rinjani, un volcán en activo. Un video grabado por la Cruz Roja de Indonesia mostró las enormes nubes de polvo que se generaron en la ladera de la montaña.

El Monte Rinjani estaba cerrado al público desde que otro sismo en julio, en el que perdieron la vida 16 personas, provocó deslaves y dejó a cientos de turistas varados en el volcán activo.

Indonesia es propensa a los terremotos por su ubicación en el llamado “Cinturón de Fuego”, una zona de volcanes y fallas geológicas en la cuenca del Pacífico. En diciembre de 2004, un potente sismo de magnitud 9,1 registrado ante Sumatra causó un tsunami que dejó 230.000 muertos en 12 países.