BRUSELAS (AP) — El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, propuso el miércoles reforzar la guardia costera y la agencia de asilo del bloque para mejorar el control de las fronteras exteriores y acelerar la deportación de los migrantes sin permisos.

Las “fronteras exteriores deben protegerse de una forma más efectiva”, dijo Juncker en un discurso ante legisladores en el Parlamento de Estrasburgo, en Francia.

La Comisión propondrá la creación de un cuerpo permanente para la agencia de fronteras y la guardia costera con 10.000 efectivos, incluyendo guardas y expertos en inmigración, agregó.

La fuerza estaría completamente operativa en 2020 y, según Juncker, se financiaría con unos 2.200 millones de fondos comunitarios.

Los países miembro deben respaldar aun la propuesta. Muchos de los socios expresaron su preocupación ante la idea de que efectivos de otros países patrullen en sus fronteras, aunque sean socios comunitarios.