YUBA, Sudán del Sur (AP) — Una fuerza compuesta por cascos azules y efectivos de la región llegará pronto a Sudán del Sur casi un año después de su aprobación, dijo Naciones Unidas.

El contingente de 4.000 efectivos tiene como objetivo proteger a los civiles de violaciones y otros abusos vistos durante los combates que hace un año alcanzaron a la capital, Yuba. El gobierno de Sudán del Sur rechaza el despliegue de los soldados.

La guerra civil de Sudán del Sur ha durado cuatro años y causado la muerte de más de 50.000 personas.

El jefe de la misión de paz de la ONU en Sudán del Sur, David Shearer, dijo que se concertó un acuerdo sobre una base para los efectivos que estarán en Yuba.

Los soldados ruandeses tienen previsto llegar el 6 de agosto, y los etíopes en septiembre y noviembre. Un pequeño número ya destacado incluye a 150 nepaleses.

El gobierno de Sudán del Sur y la ONU firmaron un acuerdo para la base antes de que el jefe de las Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la ONU, Jean-Pierre Lacroix, visite el país.

Lacroix tiene previsto reunirse con funcionarios e impulsar un alto el fuego en todo el país.