CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El mexicano Francisco Ramírez fue despedido el jueves como entrenador de Dorados de Sinaloa, en medio de una ola de conjeturas sobre el posible desembarco de Diego Maradona al banquillo del club mexicano que milita en la liga de ascenso.

“Paco” Ramírez, quien fue asistente del argentino Ricardo La Volpe en el Mundial de Alemania 2006, clasificó al equipo a los octavos de final de la Copa pero en la liga tiene a Dorados en la 13ra posición entre 15 equipos.

"El presidente de Dorados me pidió el cargo...que lo dejara y que tenía otros planes", dijo Ramírez a la cadena ESPN. "No entramos en detalles sobre qué es lo que viene para ellos, pero a mí me dijeron que estaba cerrado mi caso. Yo lo considero oficial".

Dorados hizo oficial el cese minutos después con un comunicado pero sin entrar en detalles sobre el relevo.

De inmediato surgió la pregunta sobre quién sustituiría a Ramírez. Y la prensa argentina dijo saber quién es uno de los preferidos: Maradona.

Según el canal deportivo TyC Sports de Buenos Aires, Maradona ya fue contactado por los dirigentes del club mexicano.

Matías Morla, abogado y representante de Maradona, declinó comentar sobre las versiones ante la consulta de The Associated Press.

El ex capitán de la selección argentina que ganó el mundial en México 1986 había acordado su llegada al Dinamo Brest de Bielorrusia para ser su presidente, pero después de la presentación oficial nunca más volvió, y se encuentra actualmente en Buenos Aires.

El último trabajo de Maradona como entrenador fue el año pasado con el Al Fujairah de la segunda división de los Emiratos Árabes.

"Sería extraordinario que venga una figura de ese tipo, más a un equipo del ascenso", declaró Ramírez el miércoles por la noche luego de vencer a Veracruz en la Copa. "Le ponemos un tapete acá, bienvenido".

Dorados pertenece al Grupo Caliente, propiedad Jorge Hank Rhon, un empresario y político mexicano que opera casinos en todo el país y además también es dueño de los “Xolos” de Tijuana en la máxima categoría del fútbol.

El equipo que juega sus partidos como local en Culiacán, una zona afectada por la violencia relacionada al narcotráfico, estuvo en primera división durante tres años (2004-06). En el Clausura 2006, Josep Guardiola estuvo en sus filas en su último torneo antes de retirarse como jugador. Dorados volvió a ascender a primera división en 2015 pero sólo pasó un año antes de regresar al circuito de ascenso.