CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — Un homicida dos veces convicto cuya ejecución en noviembre fue suspendida al no encontrarle una vena para inyectarle la sustancia letal murió el sábado de causas naturales, informó una portavoz del Departamento de Rehabilitación y Correccionales de Ohio.

Alva Campbell, de 69 años, fue encontrado inconsciente en su celda del pabellón de la muerte en una prisión en Chillicothe y los médicos determinaron que falleció a las 5:30 de la mañana en un hospital, dijo la portavoz del departamento de prisiones, JoEllen Smith.

La Corte federal de Apelaciones del 6to circuito rechazó un recurso presentado por Campbell y otro recluso también sentenciado a la pena capital en que impugnaban el protocolo de ejecución de Ohio, con el argumento de que la combinación de tres fármacos utilizados para llevar a cabo la pena de muerte representa un riesgo inaceptable de dolor y sufrimiento.

Luego del intento fallido de ejecución en noviembre, el gobernador de Ohio John Kasich fijó como nueva fecha de ejecución el 5 de junio de 2019 para Campbell.

Campbell fue sentenciado a muerte en 1998 en el condado Franklin, que incluye la capital de Ohio, Columbus, tras ser hallado culpable del asesinato de un adolescente durante el robo con violencia de un vehículo.

Ya había pasado 20 años en prisión después de ser condenado por el asesinato de un hombre en un bar de Cleveland en 1972.

El abogado de Campbell, David Stebbins, dijo a The Associated Press que su cliente había "sufrido muchas enfermedades serias durante mucho tiempo". Señaló que visitó a su cliente por última vez hace una semana.

"Era sólo cuestión de tiempo, De cierta forma fue un alivio", afirmó Stebbins.

Stebbins dijo que el lunes se realizará una autopsia para determinar la causa de muerte.